GIF: YouTube

Internet está lleno de personas muy habilidosas que hacen máquinas con canicas, pero la de este vídeo está a otro nivel. Por aparente arte de magia, la máquina es capaz de ordenar cientos de bolitas de cristal en varios depósitos según su color. El invento obviamente tiene truco.

Advertisement

La máquina consta de un depósito superior lleno de bolitas que caen sobre una zona vertical con un entramado de clavos sobre los que rebotan de forma completamente aleatoria. Pese al aparente caos del sistema y a que la bolas están mezcladas al terminar el recorrido todas caen en los compartimentos de abajo según su color.

En Twitter y Facebook pueden verse diferentes versiones de este vídeo, a menudo emparejadas con esotéricas explicaciones sobre las frecuencias de resonancia del cristal según su color, su densidad, o su tamaño. Ninguna de esas hipótesis puede explicar que las bolitas se ordenen de forma perfecta. La explicación real es mucho más sencilla: es un simple montaje.

En Snopes explican el truco para lograr este efecto que apareció por primera vez en un vídeo publicado en la cuenta de Anonymous en Facebook. Primero se crea el render con todas las bolitas cayendo (todas del mismo color). Una vez se comprueba a donde va a parar cada una de ellas, se colorean una por una con el tono apropiado en función de su destino final y se vuelve a renderizar. En su versión original, la máquina es claramente un objeto 3D. En un vídeo posterior aparecido en febrero (arriba) la máquina parece real, pero las bolas están igualmente coloreadas digitalmente, algo que se aprecia si examinamos con cuidado cada una de ellas a cámara lenta.

Para qué crear una máquina en la que caen cientos de bolitas del mismo color. La respuesta es para probar un teorema matemático. El dispositivo se llama máquina de Galton, y la creó el inventor Francis Galton hace ya más de 100 años para demostrar de manera visual el teorema del límite central. Las bolitas caen de manera aleatoria, pero su distribución siempre es mayor en los huecos centrales. Tras caer todas, forman una figura de campana de acuerdo a una distribución binomial. Matemáticas fascinantes que algunos aprovechan para añadir un poco de magia con software. [vía Snopes]