Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Imagen: ESO/M. Montargès et al.

A estas alturas, todos estamos cruzando los dedos para que la estrella moribunda Betelgeuse se apresure y explote ya, porque ¿a quién no le gusta un buen espectáculo? La gigante roja (visible en la constelación de Orión) se ha vuelto más tenue desde finales del año pasado, lo que lleva a muchos a especular que pronto podría convertirse en una supernova. Los científicos que operan el Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral han publicado nuevas imágenes de la estrella supergigante, y sí, definitivamente algo le pasa. Betelgeuse no solo se está atenuando, parece estar cambiando de forma.

Advertisement

Betelgeuse, el punto rojizo en la esquina superior izquierda de Orión, es una estrella a unos 700 años luz de distancia, con alrededor de 20 veces la masa del Sol y un radio 900 veces más grande. La estrella de 10 millones de años, joven para los estándares de una estrella, ya parece haberse convertido en una supergigante roja. Aunque varía en brillo, últimamente se ha vuelto cada vez más tenue y tiene alrededor del 36% de su brillo habitual, según un comunicado de prensa del ESO. Todas las estrellas supergigantes rojas terminan sus vidas convertidas en una supernova, que es cuando implosionan después de haber quemado todos sus elementos más ligeros y forman un núcleo de hierro.

Un equipo dirigido por Miguel Montargès, astrónomo de KU Leuven en Bélgica, ha observado la estrella desde diciembre utilizando el Very Large Telescope del ESO, que captura la luz visible que liberan los objetos celestes. Hoy, ESO ha lanzado una de las imágenes tomadas con el instrumento Spectro-Polarimetric High-contrast Exoplanet REsearch (SPHERE). Las imágenes muestran una estrella que se atenúa y cambia de forma. Aquí está en comparación con una imagen de hace un año, tomada por el mismo telescopio e instrumento:

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: ESO/M. Montargès et al.
Advertisement

Pero el equipo no cree que Betelgeuse se convierta pronto en una supernova. Los astrónomos plantean la hipótesis de que la estrella está experimentando un periodo de actividad a medida que emite pulsos y el calor viaja alrededor de su superficie o ha escupido polvo en nuestra dirección. Esta hipótesis ha sido respaldada por otra imagen de la luz infrarroja de la estrella tomada por un equipo del Observatorio de París en Francia.

Sin embargo, ninguna de estas observaciones descarta una supernova sorpresa, y nadie puede decir con certeza cuándo explotará la estrella. Cuando finalmente lo haga, aparecerá más brillante que la Luna en el cielo nocturno y será visible incluso durante el día. Solo esperamos que el gran boom esté al principio de la ventana de 100.000 años que los astrónomos han predicho para este evento.

Share This Story

Get our newsletter