Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Derriten una capa de hielo de 1 kilómetro de profundidad para llegar hasta un misterioso lago en la Antártida

24.9K
8
Save
Los miembros del equipo de SALSA prueban un dispositivo diseñado para recolectar muestras de sedimentos del fondo del lago hasta 6 metros de profundidad.
Foto: SALSA.

Mientras te encontrabas horneando galletas y haciendo maratones de series de Netflix durante la navidad, un equipo de aproximadamente 50 científicos, perforadores y personal de apoyo intentaba perforar casi 1,25 kilómetros de hielo para acceder a un lago subglacial antártico por segunda vez en la historia de la humanidad. Y lo hicieron.

Advertisement

El equipo de Acceso científico de los lagos subglaciales de la Antártida (SALSA, según sus siglas en inglés) ha anunciado que ha llegado al Lago Mercer después de abrirse camino en un enorme río helado con un taladro de agua caliente a alta presión. Este esfuerzo de varios años para alcanzar el lago subglacial, uno de los que aproximadamente 400 científicos han detectado en la Antártida, ofrece una oportunidad excepcional para estudiar la biología y la química de los ecosistemas más aislados de la Tierra.

El único otro lago subglacial que han perforado los humanos (el cercano lago Whillans, en 2013) demostró que estos ambientes extremos pueden albergar diversas vidas microbianas. Naturalmente, los científicos están entusiasmados de ver lo que encontrarán al acecho en las heladas aguas del lago Mercer.

“No sabemos lo que encontraremos”, dijo a Earther John Priscu, un biogeoquímico en la Universidad Estatal de Montana y científico jefe de SALSA, a través de un teléfono satelital desde el campo de perforación de SALSA en las planicies heladas de Whillans. “Estamos aprendiendo, es solo la segunda vez que se hace esto”.

Priscu, junto con otros dos miembros del equipo científico SALSA, tres perforadores y dos técnicos marinos, volaron al campo ubicado a unos 1.000 kilómetros de la estación McMurdo el 18 de diciembre. El resto del equipo científico llegó al día siguiente con 3,5 toneladas de carga, incluyendo algunos de los suministros que el equipo requirió después de que los tractores de hielo sacaran cientos de toneladas de equipos de perforación, laboratorios improvisados ​​y estructuras de campamento durante el mes de diciembre.

Advertisement

De acuerdo con la última publicación del blog de SALSA, el equipo comenzó a perforar su pozo principal en la tarde del 23 de diciembre. (La perforación de un pozo secundario se inició la noche anterior, explicó Priscu a Earther.) Todo aparentemente se desarrollaron sin problemas, y el equipo llegó al lago de 86 kilómetros cuadrados la noche del 26 de diciembre después de perforar a una profundidad de 1,084 metros.

Advertisement

Ahora que el lago está abierto, la verdadera diversión está por comenzar. El equipo de SALSA está desplegando un conjunto de instrumentos para estudiar el lago, que incluye una sonda CTD (conductividad, temperatura, profundidad) que evaluará la temperatura y brindará detalles sobre la estructura de la columna de agua, y un vehículo operado a distancia para tomar medidas similares desde el agujero y captura video en 4K. Los investigadores recolectarán muestras de agua y ADN microbiano, así como hielo de la parte superior del lago y sedimentos de la parte inferior.

Si bien gran parte del análisis inicial de estas muestras se realizará in situ, las muestras y los datos recopilados a través de este esfuerzo probablemente mantendrán a los científicos ocupados durante los próximos años.

Advertisement

Además de posiblemente descubrir formas de vida que no han visto el Sol en siglos, el Lago Mercer subglacial ofrece una oportunidad para comprender mejor la hidrología local, incluso cómo los lagos como este afectan el flujo de las enormes corrientes de hielo en las que están enterradas. El estudio de los sedimentos subglaciales del lago Mercer también podría ayudar a determinar si, al igual que el lago Whillans (que se encuentra ubicado más cerca del mar), Mercer alguna vez fue un ambiente marino, llenando así una brecha importante en nuestra comprensión de la historia antártica, dijo Priscu.

Advertisement

Para Siegfried, quien lidera un equipo de geofísica de cuatro personas que ha pasado las últimas 5 semanas en la región realizando tareas de mantenimiento a un sistema de GPS a largo plazo e instalando instrumentos electromagnéticos para mapear el agua subglacial, estar en el campamento SALSA ha sido “extraordinario”. El equipo llegó la semana pasada, justo cuando los perforadores sacaban la manguera del pozo después de irrumpir en el lago, explicó Siegfried a Earther a través de internet vía satélite. Después de pasar más de un mes acampando solo en el hielo, se siente como estar en una ciudad gigante.

“Estamos recolectando muestras del cuerpo de agua estancado más profundo al que los humanos han accedido debajo de la Antártida”, escribió Siegfried. “Así que tomará algún tiempo procesar lo que es la parte más emocionante”.

Share This Story

Get our newsletter