Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Este hombre acaba de convertirse en la primera persona en cruzar la Antártida solo sin ningún tipo de ayuda

Imagen: S. Gilmour

Justo antes de terminar el año aparece la historia de superación que marca un nuevo hito en la resistencia del ser humano. Se llama Colin O´Brady, tiene 33 años, y el solo se ha recorrido la Antártida a pie (trek) sin ayuda de nadie. Es la primera vez que un ser humano logra semejante hazaña.

El explorador estadounidense logró la proeza el pasado 26 de diciembre, justo en el momento en que llegó a la plataforma de hielo Ross. Entonces O´Brady pudo mirar atrás y sacar la libreta que marcaba su alucinante récord: había avanzado 1.500 kilómetros bajo la modalidad de solo trek en el sur del continente en tan solo 54 días.

Advertisement
Imagen: Colin O’Brady

Lo hizo sin reabastecerse, es decir, que requería que cargara todo lo que necesitaba durante su viaje en un trineo. Todos los que intentaron lograr dicha hazaña en el pasado se rindieron o murieron por el camino.

Contaba estos días el explorador, cuya estampa ha sido la imagen de periódicos y televisiones de medio mundo, que cubrió los últimos 100 kilómetros en 32 horas sin dormir, una última caminata que describió como un ultramaratón antártico. Cuando por fin logró su cometido, llamó a su familia para decirles entre lágrimas:

¡Lo conseguí! Esto me ha superado por todos lados. Cuando llegué a la meta que me había propuesto no había música, solo yo en un estado profundo. Fue algo hermoso y único, una manera increíble de terminar esta aventura.

Advertisement

Y es que había pasado 54 días en condiciones extremas que llevaron a su cuerpo al límite, luchando contra el hambre, el frío o la soledad, a menudo caminando a ciegas a través de la nieve, luchando a través de un terreno traicionero y juntando los pocos suministros de semanas en su trineo.

Advertisement
Imagen: Colin O’Brady

Una odisea que hasta hace poco parecía imposible. Sin ir más lejos, hace tan solo dos años, en 2016, el británico Henry Worsley murió después de interrumpir la misma caminata a solo 60 kilómetros del final. Otro explorador abandonó la aventura en el polo sur el año pasado.

Advertisement

Cuando O’Brady partió su trineo pesaba 180 kilos. Contenía una carpa, un saco de dormir, cámaras, un teléfono satelital y 14 kilos de combustible para cocinar. Sin embargo, la mayor parte del peso del trineo provino de los 100 kilos de comida, suficiente para ayudarlo a sobrevivir por más de dos meses.

Advertisement
Imagen: Colin O’Brady

Debido a que tenía que mantener la carga de peso lo más baja posible, su dieta no era lo que se dice “apetecible”. Consistía en harina de avena, comidas liofilizadas, sopas y “Barras de Colin” especiales que su patrocinador. “Literalmente, comí lo mismo cada día, como si fuera una misma secuencia”, comentaba.

Advertisement

Según le ha contado a BusinessInsider, comenzaba cada día hirviendo agua para la harina de avena, en la que mezclaría proteína en polvo y aceite extra como fuente de grasa. Después de eso, comía alrededor de 500 calorías de las barras cada 90 minutos:

Cada una de estas barras contenía una mezcla de nueces, semillas, aceite de coco y otros suplementos de alimentos integrales. Esas fueron la fuente de la mayoría de mi energía. Cada pequeño gramo y onza que ponía en mi trineo tenía que valer la pena, no hay otro truco. Al mediodía comía ramen con sal adicional y un par de porciones de proteína vegetal. Antes de una de las cuatro opciones de cenas liofilizadas, mi favorita era el chili, también comía cuatro tazas de sopa de pollo con fideos. La comida sumaba alrededor de 7.000 calorías por día.

Advertisement
Imagen: Colin O’Brady

Además de la presión que tenía por conseguirlo, también estaba compitiendo con el británico Louis Rudd, amigo de Worsley, en la misma Antártida. Los dos hombres partieron juntos, con Rudd tomando ventaja desde el comienzo, sin embargo, el día de Navidad estaba a más de 100 kilómetros detrás de su rival estadounidense.

Advertisement

Ambos tuvieron que resistir la tentación cuando llegaron al polo sur, donde hay una pequeña estación científica. Si hubieran entrado o aceptado una taza de té del equipo que trabajaba allí, su viaje ya no habría sido considerado sin apoyo.

Foto: Scott Gilmour
Advertisement

Y es que otros exploradores han hecho el viaje a través de la Antártida solo, pero utilizando los suministros de alimentos que les lanzaron a lo largo de la ruta para recolectar, o a través de cometas gigantes que les ayudaron a aprovechar el poder de los vientos polares para cruzar el continente.

Sea como fuere, en el último momento O’Brady decidió dar un último empujón para llegar a la línea de meta el día de Navidad. Finalmente se detuvo cerca de la medianoche, aunque solo le tomó 90 minutos para hervir agua y tomar una ración doble de la cena.

Advertisement

O’Brady viajó a una velocidad impresionante a través de la Antártida, completando el viaje muy por encima de su objetivo inicial de 70 días. Su fuerza de voluntad le permitió vencer a Rudd y pasar a la historia como el primer hombre que ha logrado cruzar solo la Antártida sin ayuda externa, únicamente con el poder de sus músculos. [BusinessInsider, New York Times]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key