Un hombre de 59 años acude al Hospital Aarhus en Dinamarca aquejado de un orificio nasal izquierdo bloqueado, una secreción extraña y un sentido del olfato reducido. Los médicos examinan su nariz y el resultado es parte de la literatura médica: un diente adicional le crecía en la nariz.

Al parecer, los doctores notaron que su tabique (el puente de cartílago en medio de la nariz) estaba doblado hacia la izquierda y parecía haber una extraña masa alojada en su cavidad nasal. El hombre decía que los síntomas de la obstrucción y secreción habían comenzado hacía mås de dos años.

Posteriormente, una tomografía computarizada reveló que la causa de la obstrucción se debía a un diente intranasal que había erupcionado dentro de su nariz. Se sometió a una cirugía endoscópica y se extrajo la masa blanca con unas pinzas. Después de 10 días de antibióticos e irrigación con solución salina nasal, el hombre se recuperó por completo y no informó mås síntomas.

Afortunadamente, los autores del estudio publicado en BMJ Case Reports señalan que se trata de un fenómeno excepcionalmente raro, por lo que nadie debería preocuparte demasiado con el posible crecimiento de un diente si tienes la nariz taponada.

Advertisement

Sin embargo, y como es obvio, la rareza del caso significa que hay muy poca literatura médica al respecto. La pregunta parece clara, ¿qué pudo causar el diente intranasal?

Una pista, segĂșn los mĂ©dicos, es que el paciente experimentĂł un “trauma facial” en su juventud que resultĂł en una nariz y mandĂ­bula rota. La nariz estaba tan destrozada que requiriĂł de un reposicionamiento. Si bien el trauma no pareciĂł afectar a los dientes en ese momento, es posible que un diente desplazado haya surgido posteriormente en la cavidad nasal. Es una hipĂłtesis que barajan.

TambiĂ©n señalan que es posible que el diente haya estado allĂ­ durante la mayor parte de su vida adulta, a pesar de que solo experimentĂł sĂ­ntomas en los Ășltimos dos años. [BMJ Case Reports]