Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Captura de pantalla: 8-Bit Show And Tell (YouTube)

Pocas cosas suenan más ochenteras que una grabadora de casetes, una Commodore 64 y un vinilo de rock cristiano, pero han tenido que pasar 35 años para que alguien uniera las tres piezas y encontrara este curioso huevo de pascua.

Robin Harbron es un youtuber canadiense que colecciona videojuegos retro para el canal 8-Bit Show And Tell. Prodigal fue un grupo estadounidense de música cristiana que lanzó tres discos a mediados de los ochenta, entre ellos Electric Eye en 1984. Harbron leyó en una entrevista que el grupo había escondido un programa de Commodore 64 en aquel disco, pero no encontró vídeos ni capturas del programa en internet, así que acabó comprando el vinilo, que traía la inscripción “C-64” en ambas caras como única pista de lo que contenía.

Advertisement

El programa de Commodore 64 estaba escrito en la zona muerta del vinilo. Para conseguir ejecutarlo, Harbron tuvo que modificar su tocadiscos para que leyera la zona muerta, grabar el sonido de los surcos en una cinta de casete y reproducir la cinta en la unidad Datasette de una Commodore 64. El fascinante proceso tomó dos días de trabajo y ha sido resumido en este vídeo de 17 minutos:

El programa en sí es muy simple. Se llama Electric Eye y muestra una cita de Albert Einstein seguida de una cita de Jesucristo. El código fuente, escrito en BASIC, tiene apenas nueve líneas y está firmado con las iniciales TCB. El guitarrista del grupo, Rick Fields, dijo a Harbron en Facebook que el programador era un hombre joven que trabajaba en una tienda de ordenadores.

Los huevos de pascua ocultos en la zona muerta de los vinilos eran bastante comunes en los ochenta, pero la idea de Prodigal fue bastante innovadora. En Estados Unidos, los programas de Commodore 64 se solían comprar en disquetes en lugar de cintas de casete.

[8-Bit Show And Tell vía Vice]

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

Share This Story

Get our newsletter