Foto: Alexander Heimann (Getty Images)

Los humanos no son los únicos seres vivos perjudicados por tu costumbre de fumar, acaban de advertir varios científicos de Reino Unido. Su nueva investigación sugiere que algunas plantas no pueden crecer por la abundancia de colillas.

Las colillas (los filtros de plástico, generalmente de color marrón que quedan cuando terminas de fumar) son una fuente ubicua de contaminación. Según algunos, son la forma más común de basura en el mundo. Sin embargo, se ha investigado relativamente poco sobre los efectos ambientales concretos que podrían tener las colillas sobre la vida silvestre, incluidas las plantas.

Advertisement

Así que los investigadores de la Universidad Anglia Ruskin en Reino Unido realizaron un experimento simple. Dejaron atrás varios tipos de colillas (de cigarrillos sin fumar, fumados o fumados en parte) en macetas de Lolium perenne (ballica inglesa) y Trifolium repens (trébol blanco) recién sembrados. Luego observaron el crecimiento de las plantas y las compararon con una muestra de control.

La posibilidad de que una raíz individual creciese con éxito a partir de una semilla (germinación) tuvo un promedio menor en las macetas con colillas que en las que no, independientemente del tipo de colilla. Los brotes también retrasaron su crecimiento en ambas plantas. Y la masa total de raíces de los tréboles fue mucho menor que en las plantas de control.

Los hallazgos del estudio fueron publicados este mes en Ecotoxicología y Seguridad Ambiental.

“A pesar de contaminar las calles y los parques de todo el mundo, nuestro estudio es el primero en mostrar el impacto de las colillas de cigarrillos en las plantas. Descubrimos que tenían un efecto perjudicial en el éxito de la germinación y en la longitud de los brotes tanto en la hierba como en los tréboles, y redujeron el peso de la raíz de los tréboles a más de la mitad”, dijo la autora principal Dannielle Green.

Advertisement

La causa probable del peor crecimiento de estas plantas es el plástico que se encuentra en los filtros, dijeron los autores. Esto lo demuestra el hecho de que las plantas que fueron expuestas a filtros con parte del cigarrillo aun entero estaban igual de afectadas que las plantas que tenían solo colillas. Estos filtros, generalmente están hechos de acetato de celulosa, y pueden tardar años, si no décadas, en degradarse completamente.

Advertisement

La industria tabacalera, como era de esperar, se ha mostrado reticente a asumir su parte de responsabilidad por lo que contaminan sus productos. Y aunque existen esfuerzos continuos para obligar a las empresas a usar filtros que sean más degradables, lo más práctico que pueden hacer los fumadores en este momento es darse cuenta del daño que causan sus colillas al medio ambiente.

“Dejar caer las colillas de cigarrillos parece ser una forma socialmente aceptable de tirar basura y tenemos que concienciarnos de que las colillas no solo no desaparecen, sino que pueden causar graves daños al medio ambiente”.