Una tormenta revela un esqueleto de 1000 años de antigüedad bajo un árbol caído

Durante el fin de semana una gran tormenta, acompañada junto a fuertes ventiscas, azotó la ciudad de Collooney, en Irlanda. Varios árboles sucumbieron ante su poder, pero uno de ellos escondía un secreto: el esqueleto de un hombre que vivió hace más de mil años.

Advertisement

Los arqueólogos están fascinados por este descubrimiento. Y es que el árbol de más de 215 años de edad escondía, tanto debajo de sus raíces como colgando de ellas, un esqueleto medieval que no habría sido descubierto de no ser por esta tormenta.

El cuerpo, según los primeros análisis, perteneció a un joven que parece haber muerto de una forma bastante violenta (algo típico de la época, supongo). La mitad superior del esqueleto la encontraron colgando de las raíces del árbol caído, mientras que las piernas y en general la otra mitad se encontraba bajo el árbol en el suelo.

El joven tendría entre 17 y 25 años de edad y, según los investigadores involucrados en el caso, contaba con muchas heridas y marcas de espadas y dagas. Se desconoce el origen de sus heridas, pero no hay que ir muy lejos para imaginar que se trata de una batalla medieval o una disputa personal. La ley del hierro reinaba hace un milenio.

Advertisement

Los arqueólogos aseguran que el joven habría vivido entre los años 1030 y 1200, y esta clase de descubrimientos es solo otro recordatorio de que todo el suelo que pisamos está lleno de un sinfín de historias, y cómo no, también tragedias. [vía The Irish Mirror]

Fotografías: Servicios Arqueológicos Sligo-Leitrim / Thorsten Kahlert.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)

Share This Story