Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Descubren un nuevo mineral extraterrestre de extrema dureza en el interior de un meteorito caído en Rusia

We may earn a commission from links on this page.

En 2015, un prospector de minas que examinaba el río Uakit, en Rusia, encontró un fragmento de mineral y lo mandó analizar creyendo que podía ser oro. Para el prospector fue una decepción, pero los geólogos habían dado con un premio gordo: la roca era un meteorito y parte de su composición era desconocida.

Los investigadores de la Academia Rusa de Ciencias han necesitado varios años para determinar la composición del meteorito de Uakit al 100%, pero sus resultados por fin se han hecho públicos en el encuentro anual de la Sociedad de Meteoritos de Moscú. El 98% de la piedra está compuesta de camacita, una aleación de hierro y níquel que solo se encuentra en meteoritos.

Advertisement

La parte más interesante estaba en el otro 2%. Entre varios minerales también típicos de los meteoritos metálicos, los geólogos han encontrado un mineral completamente desconocido al que han bautizado como Uakita.

Advertisement

Las partículas del mineral son tan pequeñas (apenas cinco micrómetros o 25 veces más pequeño que un grano de arena) que los investigadores no han podido determinar todas sus propiedades físicas. Lo que sí saben es que es extremadamente duro, lo que sugiere que solo ha podido formarse bajo condiciones extremas de calor y presión.

La composición química de la Uakita recuerda a la de una categoría de minerales llamados mononítratos por contar con un solo átomo de nitrógeno en su estructura molecular. Los mononítratos se suelen usar como abrasivos ya que están todos en una escala de dureza próxima a la del diamante, aunque ninguno la supera. En el caso de la uakita, su dureza se asemeja a la del nitrato de vanadio. Lo más parecido que existe en la Tierra es un material sintético conocido como nitrato de boro. Las invstigaciones para determinar todas las propiedades físicas de esta nueva piedra aún continúan. [vía Live Science]