Las ara├▒as son unas criaturas fascinantes. Las del g├ęnero Uloborus (en la foto) no solo viven cabeza abajo para ahorrar energ├şa al moverse, sino que segregan una seda cargada con electricidad. Un equipo de investigadores est├í estudiando esa seda como base para nuevos materiales.

La mayor parte de las ara├▒as segregan seda pegajosa desde unas gl├índulas de un tama├▒o considerable. Las gl├índulas de las Uloborus, en cambio, son muy peque├▒as. La seda que emiten tambi├ęn es diferente. Sale en estado casi l├şquido y se solidifica formando una seda muy fina con aspecto de hebras de lana. La ara├▒a, adem├ís, dispone de unos pelos en sus patas con los que peina estas hebras a medida que salen de su abdomen.

Advertisement

El proceso acaba de ser detallado por primera vez gracias al trabajo de Katrin Kronenberger y Fritz Vollrath, de la Facultad de Biolog├şa de la Universidad de Oxford, en el Reino Unido. El estudio, que se ha publicado en la revista Biology Letters, explica que estas nanofibras peinadas por la ara├▒a adquieren una potente carga electrost├ítica que, literalmente, atrae a los insectos de los que se alimenta hacia la red cuando se acercan a ella.

Tras comprobar las cualidades electroest├íticas de la seda, los bi├│logos buscan una manera de sintetizarla en nuevos materiales adhesivos y fibras de alta resistencia y propiedades conductoras. [Biology Letters v├şa Science]

Advertisement

Portada: Ara├▒a Uloborus colgada de su tela. Foto: Eva De Mas

***

Psst! tambi├ęn puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)