El espacio es tan inmenso que incluso juntando todos nuestros instrumentos de observaci√≥n s√≥lo podemos conocer una peque√Īa parte fracci√≥n. Est√° lleno de sorpresas y fen√≥menos desconocidos. Por ejemplo, las cuatro misteriosas explosiones masivas que un grupo de cient√≠ficos ha detectado usando el telescopio Parkes en Nueva Gales del Sur, Australia.

No es poco com√ļn encontrar signos de violentas explosiones en nuestra vecindad -si entendemos como "vecindad" la V√≠a L√°ctea- pero estas cuatro se√Īales, captadas entre febrero de 2011 y enero de 2012, han viajado durante much√≠simo tiempo y son las primeras de este tipo registradas con seguridad fuera de nuestra galaxia. Tienen, adem√°s, una incre√≠ble energ√≠a, similar a la que genera nuestro sol a lo largo de 300.000 a√Īos.

Nadie sabe muy bien qu√© las ha causado. Podr√≠a deberse a la colisi√≥n de dos magnetoestrellas (estrellas de neutrones con un gran campo magn√©tico) o la desintegraci√≥n de un agujero negro. El radiotelescopio Parkes s√≥lo registr√≥ la enorme cantidad de energ√≠a durante unos pocos milisegundos. Los responsables del telescopio pensaron que pod√≠a deberse incluso a un error de los instrumentos de medici√≥n hasta que vieron otras tres ocurrencias similares a lo largo del a√Īo.

Lo que quiera que est√© pasando -piensan los cient√≠ficos de Parkes- es posiblemente muy com√ļn. Extrapolando los resultados creen que cada d√≠a podr√≠an producirse m√°s de 10.000 de estas explosiones. [Discovery]