El pasado julio la NASA tuvo que cancelar de forma urgente el paseo espacial del astronauta de la ISS Luca Parmitano. El motivo: una fuga de agua en el interior de su caso que a punto estuvo de ahogarlo en mitad del espacio. Parmitano cuenta ahora el suceso en detalle. Y la historia es escalofriante.

No es la primera vez que la NASA aborta un paseo espacial de forma imprevista, pero no ocurría desde 1966. Luca Parmitano, el primer italiano en realizar una de estas misiones, cuenta con precisión qué ocurrió. Lo que debía ser una sencilla tarea de mantenimiento y reparación en el exterior de la Estación Espacial Internacional, a 400 kilómetros de altura de la Tierra, se convirtió en una pesadilla:

Justo cuando pensaba en cómo desenrollar el cable correctamente, siento que algo va mal. La inesperada sensación de agua en mi nuca me sorprende - y estoy en un lugar en el que preferiría que nada me sorprendiera.

Advertisement

Al principio, tanto Luca como Chris Cassidy, el otro astronauta en el paseo espacial, estaban convencidos de que debía ser agua procedente del recipiente del que beben, acoplado al traje, o sudor. Pero no. "El líquido estaba demasiado frío para ser sudor y, lo más importante, sentía que aumentaba", explica Parmitano.

El agua había cubierto casi por completo el visor de mi casco. Me di cuenta de que para regresar al comienzo de mi ruta tenía que moverme a posición vertical. Justo cuando me doy la vuelta, ocurren dos cosas: el Sol se pone, empeorando mi visibilidad, y, lo peor, el agua me cubre la nariz. [...] En este momento, la parte superior del casco está por completo cubierta de agua y ni siquiera puedo estar seguro de que la próxima vez que respire será aire lo que llene mis pulmones y no líquido. No puedo ver más allá de unos centímetros frente a mi.

Advertisement

Luca describe los siguientes momentos de p√°nico. De pura angustia. C√≥mo se siente solo. C√≥mo tiene que mantener la calma y pensar en un plan. Todo en cuesti√≥n de segundos. Se da cuenta de que la √ļnica salida r√°pida es aferrarse a su cable de seguridad para retomar el camino de vuelta a la nave.

Advertisement

Finalmente, con la ayuda de Chris Cassidy, las instrucciones de Houston y las de los astronautas dentro de la ISS, consigue llegar al m√≥dulo de despresurizaci√≥n. Una vez dentro, a√ļn tendr√° que esperar tres eternos minutos a que la estancia vuelva a su presi√≥n normal, un tiempo de vida o muerte justo antes de ver la puerta abrirse y recibir la ayuda de sus compa√Īeros de la ISS. Unos minutos m√°s habr√≠an sido fatales.

Como dice Parmitano, una experiencia para no olvidar que el espacio es mucho más complejo (y peligroso) de lo que la tecnología nos hace creer. [Luca Parmitano/ESA]

Advertisement

Foto 1: NASA - Foto 2: 2Explore

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)