Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Foto: IVAN DAMANIK/AFP via Getty Images

Este fin de semana China consiguió alcanzar un sombrío hito, ya que más personas en China han muerto por el nuevo coronavirus que durante el brote de SARS, que también tuvo lugar en China hace casi dos décadas. Y el número de casos en otros países también parece crecer cada día.

Tanto el SARS como el 2019-nCoV— también conocido como virus de Wuhan— son gérmenes en forma de bola conocidos como coronavirus. Hay varios otros coronavirus que infectan y hacen enfermar con frecuencia a las personas. Pero al igual que ocurrió con el SARS, se cree que el 2019-nCoV pasó hace poco de animales a personas, con resultados mortales.

Advertisement

A día 4 de febrero, al menos 17.000 casos de 2019-nCoV han aparecido dentro de China, y se sospecha de otros 22.000 posibles casos. También se han registrado 427 muertes, un número ligeramente superior a las 349 muertes reportadas en China continental durante el brote de SARS del año 2003.

Al final, el brote de SARS llegó a infectar a más de 8.000 personas y mató a más de 750 en todo el mundo antes de que consiguieran contenerlo, lo cual equivale a una tasa de mortalidad del 10%. En estos momentos, la tasa de mortalidad del 2019-nCoV ronda el 2%. El recuento oficial probablemente tiene en cuenta los casos más graves, ya que muchas personas han podido sufrir el nuevo virus pero no haber caído enfermos de gravedad, por lo que es posible que la tasa de mortalidad real sea más baja. Pero incluso aunque el virus sea menos mortal, ya se está expandiendo mucho más que el SARS.

La Organización Mundial de la Salud ha dado cuenta de la existencia de más de 150 casos fuera de China en más de 20 países. El domingo, Filipinas informó que una persona de 44 años había fallecido por el virus, lo que lo convirtió en la primera muerte fuera de China.

Los científicos continúan investigando y rastreando el origen del virus. Hay algunas pruebas que sugieren que el virus puede haber estado haciendo enfermar a personas desde finales de noviembre, antes de la primera ola de casos vinculados al mercado de alimentos de Wuhan. Pero no está claro cómo o si estos primeros casos están conectados entre sí. Otra investigación apunta que el virus es un primo muy cercano del SARS y que viene de los murciélagos. También hay avances alentadores en la búsqueda de vacunas y en el tratamiento a los casos más graves.

Advertisement

A pesar de estas victorias menores, aún persiste la posibilidad de que este brote se convierta en una epidemia generalizada o incluso en una pandemia. La semana pasada, la Organización Mundial de la Salud declaró una emergencia internacional de salud pública para ayudar a evitar que eso suceda.

Sin embargo, por ahora, las personas que viven fuera de China tienen muchos más motivos para temer a la gripe estacional que al coronavirus de Wuhan.

Share This Story

Get our newsletter