Illustration: Jim Cooke/GMG, photo: Getty

Un juez de Utah desestimó recientemente la demanda presentada por un ciudadano llamado Chris Sevier. El demandante reclamaba al estado el derecho a contraer matrimonio con un MacBook lleno de porno. Es la tercera vez que lo intenta. Ya ha tratado de casarse con su laptop en Florida y Texas.

El apasionado idilio de Sevier con su MacBook no empez√≥ con muy buen pie, pero el amor siempre triunfa. El origen del romance se remonta a 2013, a√Īo en el que Sevier present√≥ una demanda contra Apple. ¬ŅLa raz√≥n? que su seductor y p√≠caro MacBook le incitaba a ver porno de manera descontrolada. En la demanda de 50 p√°ginas, Sevier relataba como una inocente errata al escribir una direcci√≥n en Safari (Fuckbook en lugar de Facebook) le condujo a una espiral descendente de pornograf√≠a y autosatisfacci√≥n guiada por ese diab√≥lico cicerone del vicio con una manzana tatuada.

El argumento del demandante era que Apple no prove√≠a sus equipos de ning√ļn tipo de filtro que le evitara caer en la tentaci√≥n de los trabajos manuales desaforados. El juez desestim√≥ la demanda y declar√≥ a Sevier inactivo para ejercer la abogac√≠a por enfermedad mental.

Se ve que para ese entonces Sevier ya había intimado lo bastante con su MacBook como para dar el paso hacia una relación más seria. Poco después, el abogado presentó los papeles necesarios para contraer matrimonio con su portátil. El malvado funcionario, contra todo pronóstico, se negó a registrar a la feliz pareja.

Advertisement

Photo: Getty

Comprensiblemente enfadado, Sevier demandó al estado de Florida... y perdió. Después repitió el proceso en Texas y ahora en Utah. Las tensiones legales han debido de erosionar la convivencia de los prometidos, porque en un inesperado giro de los acontecimientos Sevier ha abandonado temporalmente su objetivo de contraer matrimonio con el laptop y ha emprendido una nueva cruzada legal, esta vez contra el porno.

Pagar para ver porno gratis

El abogado pide que se redacte una ley para gravar el porno en Internet. La idea de Sevier es que los dispositivos con acceso a Internet tengan un filtro permanente instalado por los propios proveedores de servicio que impida el acceso a p√°ginas porno. Para desbloquear el acceso a esa clase de contenidos ser√≠a necesario demostrar ser mayor de edad y pagar un impuesto de acceso de alrededor de 20 euros. Sevier ha bautizado a su propuesta ‚ÄúLey Elizabeth Smart‚ÄĚ en honor de la joven que fue secuestrada y sufri√≥ abusos en 2002. El homenaje no ha gustado mucho. Los abogados de Smart han amenazado a Sevier con emprender acciones legales si no retira el nombre de la joven de la propuesta. El Centro Nacional contra la Explotaci√≥n Sexual tambi√©n se ha desvinculado p√ļblicamente de la propuesta del exc√©ntrico abogado.

Advertisement

Si crees que Chris Sevier est√° como un cencerro... bueno... probablemente no est√©s muy descaminado, pero no est√° solo. Seg√ļn la Electronic Frontier Foundation en el √ļltimo a√Īo se han presentado m√°s de 20 propuestas para aplicar impuestos u otros filtros legales al porno online. De momento ninguna de ellas ha prosperado. [v√≠a New York Times y Mercury News]