Solo hay algo a lo que teme un tiburón blanco: la ballena orca

44.3K
9
1
El terror encarnado: la aleta de una orca.
Foto: Boris Kasimov / Flickr (CC BY 2.0)

Si las películas fuesen científicamente correctas, la mítica Jaws se desarrollaría de esta forma: mientras la canción de la película comienza a sonar, una aleta dorsal negra se desliza sobre la superficie del agua, y los enormes tiburones blancos huirían aterrorizados cuando la cámara revela la verdadera amenaza: una ballena orca.

Los tiburones blancos y las orcas se superponen en sus posiciones en la cadena alimenticia: pueden aparecer en los mismos lugares y alimentarse de la misma presa. Pero cuando interactúan, incluso una visita breve de una orca puede hacer que los enormes tiburones huyan durante largos períodos de tiempo, según un nuevo estudio publicado en Scientific Reports.

Advertisement

Los distribución de los tiburones blancos y las ballenas orcas se superponen en el océano Pacífico norte, especialmente durante el otoño y principios del invierno, cuando ambos se encuentran en sitios costeros para cazar focas. No se han realizado muchos estudios sobre las interacciones directas entre estos dos depredadores, aunque es un hecho las orcas a veces atacan a los tiburones, probablemente para alimentarse de sus hígados ricos en nutrientes. Dado que existe mucho más en las relaciones entre especies que quién come a quién, los investigadores se dispusieron a descubrir cómo interactúan los animales en estos espacios compartidos.

Los investigadores atrajeron tiburones blancos a su bote con un “señuelo de foca hecho usando alfombras” y colocaron etiquetas electrónicas en 165 de ellos desde 2006 hasta 2013 en tres localidades costeras de California, Estados Unidos: el sureste de la isla Farallones, Tomales Point y la isla Año Nuevo. Después recopilaron los datos de varios estudios de monitoreo de tiburones, orcas y elefantes marinos en las islas Farallones del sudeste. Su análisis reveló que cuanto más cerca estaban las orcas de las islas, menos focas mataban los tiburones.

Existen muchos ejemplos de orcas asustando a los tiburones. El 2 de noviembre de 2009, habían 17 tiburones marcados en las aguas alrededor de las islas. Las orcas aparecieron durante solo 2,5 horas y no mataron a ninguno de los tiburones marcados, pero los científicos dejaron de detectar a todos menos uno de esos tiburones en las aguas durante el resto de la temporada. Éxodos de tiburón similares ocurrieron en 2011 y 2013.

Advertisement

Aunque el estudio se basa en estimaciones de los datos recopilados, presenta evidencia de que los tiburones blancos que se alimentan alrededor de estas islas temían a las orcas que aparecían en la región. Esto es importante, según el estudio, porque demuestra una relación matizada entre las especies que podría tener efectos más allá de asustar a los tiburones. Podría impactar en las poblaciones de elefantes marinos, que crecerían con menos tiburones.

Si hay otra conclusión muy importante de este estudio, debería ser esta: los tiburones no dan tanto miedo como las orcas. Propongo que algún director haga nuevas versiones de Jaws y Free Willy con esto en mente.

Share This Story