Támesis
Imagen: David Iliff (CC BY-SA 3.0)

Investigadores de la Universidad de York llevaron a cabo un estudio para averiguar los niveles de antibióticos comunes que existen en los ríos de todo el mundo. ¿El resultado? El 65% de todas las muestras contenía concentración de antibióticos, y los peores casos mostraron niveles 300 veces más altos que el umbral de seguridad aceptado.

Se trataba del primer trabajo de este tipo examinando los niveles de 14 antibióticos comunes de 711 sitios en 72 países. Según ha explicado John Wilkinson, uno de los investigadores que coordinan el proyecto:

Hasta ahora, la mayor parte del trabajo de monitoreo ambiental de antibióticos se ha realizado en Europa, América del Norte y China. A menudo solo con un puñado de antibióticos. Sabemos muy poco acerca de la escala del problema a nivel mundial.

Advertisement

Sea como fuere, el resultado fue sorprendente. Encontraron antibióticos en el 65% de los 711 sitios, y 111 muestras revelaron concentraciones que excedían los niveles de seguridad aceptados. La mayoría de los sitios que excedían las concentraciones de antibióticos se encontraron en África y Asia, sin embargo, el 8% de los sitios en Europa y el 15% de los sitios en América del Norte también estaban por encima de los límites de seguridad.

Por ejemplo, se encontraron cinco antibióticos diferentes en el famoso Támesis de Londres, mientras que el Danubio fue el río más contaminado de Europa. En cuanto al antibiótico más común encontrado fue el trimetoprim, para tratar infecciones del tracto urinario y hallado en casi la mitad de todos los ríos del estudio. El río más contaminado se encontró en Bangladesh, revelando la presencia de metronidazol en niveles 300 veces más altos:

Los resultados son bastante reveladores y preocupantes, lo que demuestra la contaminación generalizada de los sistemas fluviales de todo el mundo con compuestos antibióticos.

¿Por qué es tan peligroso? Como explican en su estudio, el problema surge del papel que puede desempeñar esta contaminación en la evolución continua de las bacterias resistentes a los antibióticos. De hecho, anteriormente se sabía de la presencia de bacterias resistentes a los antibióticos en las vías fluviales del Reino Unido. Según los investigadores:

Muchos científicos y responsables políticos ahora reconocen el papel del entorno natural en el problema de la resistencia a los antimicrobianos. Nuestros datos muestran que la contaminación con antibióticos de los ríos podría ser un contribuyente importante.

Advertisement

El equipo finaliza explicando que “resolver el problema será un desafío enorme y necesitará inversiones en infraestructura para el tratamiento de aguas residuales y de desechos, una regulación más estricta y la limpieza de sitios contaminados”. [NewAtlas]