No es un avión, ni un globo, ni un dirigible como los de GoodYear. El Aeroscraft es un vehículo híbrido que utiliza una tecnología de flotación similar a la de los submarinos y que promete revolucionar el transporte. El primer prototipo de esta nave de carga ya surca el cielo. Le seguirá el primer modelo comercial, que es el doble de grande.

El Aeroscraft lleva casi 50 a√Īos en desarrollo. En esencia, es similar a un Zeppelin en el sentido de que no es hinchable, sino que su estructura es r√≠gida y estable. Tambi√©n comparte con el Zeppelin el uso de gas, solo que el Aeroscraft utiliza Helio no inflamable. A diferencia del Zeppelin, esta nave est√° confeccionada en aluminio y fibra de carbono, que son mucho m√°s resistentes e ign√≠fugos.

La nave alcanza su flotabilidad gracias a un conjunto de depósitos de gas a presión que funcionan de manera similar a las válvulas de un submarino, pero en el aire. Tres turbinas se encargan de impulsar el Aeroscraft mientras que otras seis turbohélices en su parte inferior controlan el equilibrio y movimiento.

Advertisement

El primer prototipo, llamado Pelikan, ha despegado con éxito este fin de semana. Ahora la empresa responsable de su construcción, Aeros Corp, ya tiene vía libre para la construcción del modelo definitivo, que será el doble de grande (120 metros frente a 60 del Pelikan) y podrá transportar 66 toneladas. Aeros quiere fabricar también modelos capaces de llevar 250 y 500 toneladas.

Los Aeroscraft son lentos en comparación con un avión, pero su capacidad de carga y su habilidad para despegar y aterrizar en vertical los posicionan como una estupenda alternativa para el transporte del futuro. La nave incluso cuenta con un sistema patentado para posar la carga en tierra sin ni siquiera tener que tocar el suelo. [Defense Update - PopSci - Gizmag - Fotos: Aeros]

Advertisement

Advertisement