Foto vía: Mental Floss.

El uniforme de un polic√≠a debe ser sin√≥nimo de autoridad, disciplina y respeto en cualquier parte del mundo. Pero todos estos valores se pueden perder a simple vista si se a√Īade al uniforme una cinta de color rosa con dos corazones y una imagen de Hello Kitty. De esta forma castigaba Tailandia a sus oficiales.

Advertisement

En el a√Īo 2007 a un nuevo director de la polic√≠a en el pa√≠s se le ocurri√≥ que sencillamente amonestar a sus oficiales o darles un serm√≥n cuando comet√≠an infracciones no era suficiente. Su idea era hacerlos sentirse realmente arrepentidos por haber cometido ese error, por menor que fuera, para que no volvieran a hacerlo. O mejor a√ļn, asustarlos tanto que ser√≠an incapaces de errar de nuevo.

El castigo que se le ocurri√≥ era ‚Äúmarcarlos‚ÄĚ con un brazalete de color rosa, bien llamativo y que adem√°s tuviese dos corazones bordados junto al famoso personaje de Hello Kitty, adorado por tantas ni√Īas en el mundo. Este castigo se aplicaba si el oficial comet√≠a alguna infracci√≥n como botar basura en la calle, estacionarse en un lugar indebido o llegar tarde al trabajo.

El hombre detrás de esta idea macabra, el director de la policía de Tailandia para aquel entonces Pongpat Chayaphan, dijo que su plan era hacerlos sentirse culpables y avergonzados por cometer un error y no dar el ejemplo de la ley y el orden, como debe ser acorde al trabajo de un oficial.

‚ÄúKitty es un icono adorable para las ni√Īas en el mundo, no es algo que un polic√≠a macho quisiera llevar cubriendo sus brazos musculosos.‚ÄĚ

Advertisement

Evidentemente funcion√≥, y durante mucho los polic√≠as aseguraron tener miedo de cometer una infracci√≥n porque no quer√≠an llevar el brazalete en el trabajo. La simple idea de ser vistos llev√°ndolos fue suficiente para que ni un oficial llegase tarde a trabajar. Y los que lo hicieron, o se saltaron la luz roja de un sem√°foro, al d√≠a siguiente tuvieron que hacer sus rondas de patrulla acompa√Īados por la insignia m√°s adorable que la fuerza policial ha visto en todo el mundo.

Es una idea un tanto macabra, pero efectiva. [vía Mental Floss / The New York Times / The Guardian]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.