Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Esta enigmática hormiga vampiro es el nuevo animal más rápido del mundo en moverse

Se las conoce como hormigas Drácula (Mystrium camillae) y tienen la desagradable costumbre de beber la sangre de sus propias larvas sin matarlas, algo que los biólogos llaman canibalismo no destructivo. Esta pequeña y poco conocida familia de hormigas además acaba de destrozar el récord de velocidad en el mundo animal.

Advertisement

No es que las Mystrium camillae sean el animal terrestre más rápido en desplazarse. La velocidad está en el movimiento de sus mandíbulas, y deja en ridículo las habilidades de otras criaturas como el camarón pistola. Las mandíbulas de la hormiga Drácula se cierran a una velocidad unas 5.000 veces más rápida que el tiempo que tardamos en pestañear. Si hablamos de como cerramos los seres humanos nuestras mandíbulas, las hormigas Drácula son capaces de hacerlo 100.000 veces más rápido.

La especie ya era conocida, pero es la primera vez que la ciencia tiene la oportunidad de analizar la fisiología de sus mandíbulas mediante cámaras de alta velocidad. Las pinzas de las mandíbulas se entrecruzan a una velocidad equivalente a 320 km/h.

Advertisement

Aunque la forma de las pinzas varía de unas subespecies a otras, todas ellas muestran la misma morfología, con un grupo de músculos que acumula la energía y una sección que la libera a modo de resorte. Este tipo de solución evolutiva que roza casi la mecánica ya la hemos visto antes en insectos como los ísidos, que están dotados de sus propios engranajes.

Advertisement

Los investigadores del Instituto Smithsonian no están del todo seguros de por qué estas hormigas necesitan chasquear sus mandíbulas tan rápido, pero sospechan que tiene que ver con la defensa o la captura de presas. Esas son, al menos, las motivaciones evolutivas mas típicas en otros animales que presumen de velocidad como la mantis religiosa o el camarón pistola. Una razón adicional puede ser la falta de espacio. El hábitat selvático de estas especies hace que sea difícil abrir mucho las mandíbulas para después cerrarlas con más fuerza.

A falta de espacio libre en el que tomar impulso, las hormigas Drácula han implementado un mecanismo por el que pueden imprimir mucha más fuerza sin necesidad de abrir sus pinzas. A la postre han logrado una solución muy superior a la de otras especies. [The Royal Society]

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key