La imagen parece tan clara que no habría que discutir sobre ello, ¿verdad? Se ve un bloque gris o más oscuro (el superior), y un bloque blanco (el que está debajo). Sin embargo, no es así. Si tapamos con un dedo la división entre ambos bloques, te llevarás una sorpresa.

Advertisement

En realidad, ambos son del mismo color. De hecho, lo hemos comprobado a través un muestreo en Photoshop, y aunque es verdad que la imagen juega un poco con las sombras y las franjas de luz externas, probablemente para conseguir un efecto más asombroso, el tono de las piezas es exactamente el mismo.

¿Cómo demonios puede ocurrir esto? Como en tantas ilusiones ópticas, el engaño no es externo, ocurre en el interior de nuestra cerebro percibiendo las cosas de una forma errónea.

En este caso estamos ante el denominado efecto Cornsweet, también conocido como la ilusión de Craik-Cornsweet, ya que es un efecto que fue descrito por Tom Cornsweet a finales de la década de 1960. Veamos el siguiente ejemplo:

Advertisement

En la imagen, toda la región a la derecha del “borde” en el centro parece un poco más clara que el área a la izquierda del borde, pero el brillo y el tono de ambas áreas es exactamente el mismo, como se puede ver oscureciendo la región que contiene el borde en la siguiente figura:

Advertisement

¿Por qué ocurre esto? En esta ilusión, un área muy pequeña (el “borde” central) afecta la percepción de las áreas grandes, partes de las cuales están distantes del borde. Aquí, la región adyacente a la parte clara del borde aparece más clara, y la región adyacente a la parte oscura del borde aparece más oscura, justo lo contrario de los efectos de contraste habituales.

Imagen: twitter

Básicamente, nuestro sistema visual toma el gris y el blanco de los bordes y los extiende a través de los bloques. Así que, por mucho que los veamos de colores diferentes, los bloques son exactamente iguales. [Twitter, Wikipedia]