Durante siglos, los seres humanos hemos sido unos arquitectos notables, pero hay estructuras naturales cuya fabricaci├│n a├║n se nos escapa. Es en ese punto en el que intervienen programas inform├íticos y robots capaces de dise├▒ar y ensamblar un edificio incre├şble que parece desafiar la l├│gica.

El edificio es el sal├│n de actos Landesgartenschau de Schw├Ąbisch, en Alemania. Su c├║pula, que recuerda a un cacahuete, no parece muy especial, pero en realidad es todo un desaf├şo a la f├şsica porque no hay columnas o paredes que sustenten la estructura. La c├║pula est├í formada por 243 paneles geom├ętricos de cinco cent├şmetros de grosor confeccionados en madera laminada.

Advertisement

El secreto de la construcci├│n son las 7.600 junturas que unen entre s├ş los paneles. Estos puntos de uni├│n han sido dise├▒ados por algoritmos cuyo funcionamiento se inspira en estructuras naturales como las del esqueleto con forma de c├║pula de los erizos de mar. La cubierta del pabell├│n, de 250 metros cuadrados, es proporcionalmente m├ís fina que la c├íscara de un huevo.

Por supuesto, tanto los algoritmos como los robots de corte que han dado forma a las piezas son obra del hombre. El proyecto ha sido llevado a cabo por un equipo del Instituto de dise├▒o computacional (ICD) y el de dise├▒o de estructuras (ITKE) de la Universidad de Stuttgart. La plataforma de hecho, permite al ser humano liberarse de los problem├íticos c├ílculos de resistencia de materiales, y dise├▒ar edificios de una manera completamente nueva y m├ís natural. [v├şa Wired]

Advertisement

***

Psst! tambi├ęn puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)