A mi hija de casi tres años le encanta la música. Siempre que puede se pasea por la casa bailando con su altavoz, un pequeño Philips a prueba de agua y golpes. El dispositivo, sin embargo, no está pensado para niños. Ese mérito se lo lleva Jooki un altavoz que enseña a los niños y ahorra tiempo a los padres.

Advertisement

Jooki es un altavoz plano y colorido fabricado para resistir niños pequeños, o sea, a prueba de golpes y salpicaduras. En esencia es un altavoz inalámbrico que se conecta por wifi o Bluetooth. Además de reproducir música como simple salida de audio inalámbrica o desde archivos MP3 en tarjeta MicroSD, Jooki es capaz de ejecutar de manera autónoma listas de reproducción en Deezer y Spotify. La gracia del asunto es su sistema de control. El altavoz viene con cinco figuras de juguete y otros tantos discos personalizables mediante pegatinas. Cada uno de esos discos oculta una etiqueta NFC que puede enlazarse con diferente contenido.

En otras palabras, los padres solo tienen que asociar una lista de reproducción concreta en Spotify o Deezer a una figura concreta desde la aplicación de Jooki (disponible para Android, iOS, Windows y MacOS). Una vez enlazada, el pequeño solo tiene que acercar la figura al altavoz para activar la música correspondiente. Si nos ponemos un poco creativos podemos hacer lo mismo con audiolibros o incluso grabarnos contándoles su cuento favorito para que nos puedan escuchar si estamos de viaje.

Advertisement

Jooki está pensado para niños a partir de 3 años y tiene la ventaja de que aprenden a poner su propia música sin que nosotros tengamos que encender el altavoz y ayudarles cada vez que les apetece escuchar algo. Niños más independientes, padres más felices.

El altavoz cuenta también con salida de audio para auriculares y hasta tiene un modo offline en el que solo accede a los contenidos que le metamos en la microSD (soporta MP3, AAc, OGG, FLAC, WAV y AIFF). Su batería de 2.100 mAh ofrece ocho horas de reproducción. La calidad de audio es bastante buena y hasta integra dos radiadores pasivos para dar más pegada a los graves. Su precio es de 199 dólares o euros. [vía Jooki]