Imagen: Tom Scott

Es posible que tengas un televisor 3D en casa o hayas ido a ver alguna pel√≠cula en 3D al cine en los √ļltimos a√Īos. Ambas tecnolog√≠as requieren gafas para simular un efecto tridimensional y no pueden visualizarse de otra forma. Sin embargo, existe un m√©todo que permite crear im√°genes en 2D y 3D a la vez.

La mayoría de las tecnologías que simulan una visión tridimensional lo hacen mediante estereoscopía: muestran imágenes ligeramente diferentes en cada ojo para que el cerebro las mezcle formando imágenes 3D. A su vez, muchos de estos métodos necesitan gafas especiales para cambiar la forma en la que funciona la visión (aunque existen excepciones como la Nintendo 3DS, que se basa en la barrera de paralaje para crear imágenes autoestereoscópicas).

Advertisement

Una de las formas m√°s b√°sicas y baratas de producir video 3D son los anaglifos, im√°genes que tienen dos capas de color diferentes, una para cada ojo, con perspectivas ligeramente cambiadas. Para apreciar el efecto hacen falta unas gafas de pl√°stico (generalmente con una lente roja y una azul) que bloquean una capa en cada ojo y enga√Īan al cerebro para producir una √ļnica imagen en 3D.

Aunque los anaglifos fueron muy populares en el cine del siglo XX (y todavía asociamos las gafas rojas y azules con el 3D, por pura nostalgia), el cine actual opta por una opción algo más moderna. Si fuiste a ver Avatar en su momento, seguramente te dieron un par de gafas polarizadas. Estas se basan en el mismo principio que las gafas anaglíficas, pero filtrando las ondas de luz de un doble proyector que emite dos imágenes ligeramente distintas con polarizaciones diferentes. El resultado es una mayor sensación de profundidad, lo que se traduce en un mejorado efecto 3D.

El problema de estos m√©todos es que solo permiten proyectar la pel√≠cula de una forma: si la quieres ver en 2D, entrar√°s en la sala 2D, y si la quieres ver en 3D, pagar√°s el extra, recoger√°s tus gafas polarizadas y entrar√°s en la sala 3D. ¬ŅQu√© ocurre si tienes un amigo con problemas de visi√≥n en un ojo? Solo podr√° ver la pel√≠cula en 2D, y t√ļ, como buen amigo, tendr√°s que renunciar al 3D.

Advertisement

En realidad esto no es así para todas las tecnologías de efecto 3D. Resulta que nuestro cerebro tiene un fallo, el efecto Pulfrich, que hace que interpretemos el movimiento lateral con algo de profundidad cuando se produce un ligero retraso en la sincronización de nuestros ojos. De hecho podemos explotar este fallo simplemente crubiendo un ojo con una lente oscura. Solo apreciaremos el efecto si hay mucho movimiento en pantalla, ya sea de la cámara que graba la imagen o del sujeto en escena, pero el resultado es un 3D bastante convincente.

Prueba con este video del youtuber Tom Scott. Si tienes dos ojos sanos, te encuentras en una habitación bien iluminada y estás usando una pantalla grande y brillante, basta con cubrir un ojo con unas gafas de sol y dejar el otro al desnudo. Gracias a que la cámara está en constante movimiento, podrás ver cómo el brazo de Scott parece salirse de la pantalla. Y si te quitas las gafas, verás el video en 2D con total normalidad (marea un poco, eso sí).

Advertisement

Se llama efecto Pulfrich porque fue descubierto por el optometrista alem√°n Carl Pulfrich a principio del siglo XX, y ocurre porque tus ojos y tu cerebro tardan un poco m√°s en procesar las im√°genes oscuras que las claras (aproximadamente lo que dura un cuadro del video). No es muy diferente al funcionamiento de una imagen estereosc√≥pica, pero tiene la ventaja de funcionar sobre un video 2D convencional. Tambi√©n tiene la desventaja de que la imagen necesita estar en constante movimiento, por lo que ‚ÄĒsi bien ha habido especiales de televisi√≥n en 3D que se aprovechan del efecto Pulfrich‚ÄĒ es muy improbable que lo lleguemos a ver en el cine. Dan n√°useas solo de pensarlo. [Tom Scott]