Imagen: AP

Un grupo de estudiantes de Yale junto a un profesor de odontología acudieron a un taller de medicina como parte de su formación en la prestigiosa universidad. Al parecer, usaron dos cabezas humanas cortadas en la investigación médica para realizar un selfie de dudoso e inclasificable sentido humorístico.

Ocurri√≥ a√Īo pasado, y ahora se ha hecho p√ļblico a trav√©s de Associated Press, quienes obtuvieron una copia de la foto de una persona que la recibi√≥ a trav√©s de un chat de grupo privado. Dicha persona, quien exigi√≥ el anonimato debido al da√Īo potencial que podr√≠a acarrearle a su carrera, tambi√©n dijo que la persona que hizo el selfie no le hab√≠a dado permiso para que AP pudiera publicarla por temor a ser expulsado.

Al parecer, y seg√ļn la investigaci√≥n del medio, los estudiantes habr√≠an tomado los selfies durante el Taller ‚ÄúDePuy Synthes Future Leaders‚ÄĚ, el cual se centraba ‚Äúen las deformidades faciales relacionadas con los dientes‚ÄĚ. Tal y como explican AP:

En la foto, el director y profesor visitante de Yale, Flavio Uribe y varios estudiantes de postgrado est√°n mirando a la c√°mara, mientras que otros continuaban trabajando. Todos llevan m√°scaras quir√ļrgicas. Las dos cabezas cortadas est√°n sobre unas tablas, boca arriba.

Imagen: AP

Advertisement

Seg√ļn AP, Uribe les ha comunicado que la foto fue tomada tan r√°pido que no sab√≠a que entraron en el encuadre las dos cabezas, las cuales dice estar usando para mostrar a los estudiantes la colocaci√≥n correcta de los aparatos en los dientes. Sin embargo, un portavoz de Yale ha replicado que existe una pol√≠tica muy clara que prohibe fotografiar en el interior de los laboratorios, y que dicho incidente ‚Äúfue perturbador y una desviaci√≥n inexcusable de todo lo que Yale esperar√≠a que ocurriera‚ÄĚ.

Lo cierto es que el entrenamiento con cad√°veres reales no es nada nuevo, y de hecho es una parte com√ļn de la formaci√≥n m√©dica. Dicho esto, cada cierto tiempo surgen este tipo de noticias donde personal en los laboratorios se salta las normas. [The Guardian]