Una iguana verde en Pembroke Pines, Florida.
Foto: AP Images

A comienzos de mes, las autoridades de Florida en materia de conservaci√≥n instaban a los ciudadanos a exterminar iguanas verdes ‚Äúsiempre que sea posible‚ÄĚ y sin necesidad de permiso alguno. Ahora han salido a aclarar esa directiva despu√©s de que un cazador disparara a un limpiapiscinas.

Cuando la Comisión de Pesca y Vida Salvaje de Florida (FWC por sus siglas en inglés) abrió la veda de la iguana verde hace semanas lo hizo sin dar muchas explicaciones sobre cómo debían exterminarse estos reptiles más allá de respetar las leyes contra la crueldad hacia los animales. Florida sufre una grave infestación de iguanas verdes, una especie invasiva que está destruyendo el ecosistema del estado y también parte de sus infraestructuras, como los jardines.

Por desgracia, la medida fue tan libre que la caza de la iguana se ha convertido en el salvaje oeste. Recientemente, un limpiador de piscinas de Boca Rat√≥n fue alcanzado en la pierna por el disparo de un cazador de iguanas. El proyectil era de peque√Īo calibre y no puso en peligro su vida, pero puede que la pr√≥xima vez no tengamos tanta suerte. Un vecino de la zona explica as√≠ la escena.

Escuch√© un disparo y luego un grito de dolor a pleno pulm√≥n. Cuando llegu√© ten√≠a toda la pierna ensangrentada. Tenemos iguanas por todas partes, pero si los vecinos se ponen a disparar a lo loco en plan salvaje oeste alguien va a acabar muerto. Necesitamos proteger a los ni√Īos. Por aqu√≠ los hay pescando todo el d√≠a.

Advertisement

A la luz del incidente, el comisario de la FTW, Rodney Barreto, ha emitido un comunicado el 25 de julio con informaci√≥n adicional sobre la caza de iguanas y la expresi√≥n ‚Äúsiempre que sea posible‚ÄĚ:

Por desgracia, la gente ha interpretado el mensaje como una petición de salir ahí fuera y disparar. Esto no es lo que queríamos. Esto no es el salvaje oeste. Si usted no se ve capacitado para eliminar de su propiedad una iguana de forma segura, le rogamos que acuda a un profesional para librarse del animal.

Advertisement

La expresi√≥n ‚Äúsiempre que sea posible‚ÄĚ se ha sustituido por un ‚Äúllame a un profesional en caso de que no sea posible eliminar al animal por su cuenta‚ÄĚ.

Advertisement

Steve Kavashansky se muestra de acuerdo con este √ļltimo cambio. Kavashansky es el propietario de Iguana Busters, una empresa profesional de control de plagas especializada en iguanas. En unas declaraciones a NBC, el cazador explica que todo el personal que se dedica a esto profesionalmente lleva trajes de colores brillantes que los hacen f√°cilmente visibles entre la vegetaci√≥n. El personal, adem√°s, tiene entrenamiento con armas y son tiradores profesionales.

Actualmente no hay ninguna licencia en Florida relativa a la caza de iguanas, pero sí que hay restricciones sobre el uso de rifles de aire comprimido de alta potencia como los que se usan para cazar a estos animales.

Advertisement

En cuanto al componente √©tico de la caza libre de iguanas, Ron Magill, director del Zoo de Miami explic√≥ a Gizmodo que disparar a las iguanas ‚Äúes un m√©todo m√°s humano que otros para acabar con estos animales‚ÄĚ. El problema es que hay que hacerlo de una determinada manera:

Disparar a una iguana para acabar con ella es más humano, pero debe hacerse con el animal inmovilizado de manera que el disparo alcance la base del cráneo de manera muy precisa cómo se hace actualmente como los caimanes cuando se necesita controlar su población. La mayor parte de la gente dispara a las iguanas desde lejos y sus tiros no son certeros, lo que ocasiona heridas y sufrimiento innecesario a los animales. Eso por no mencionar el peligro de disparar por error a otra persona como ya ha ocurrido.

Advertisement

Magill a√Īade que eliminar a las iguanas verdes es una necesidad. El director del Zoo tan solo ha criticado la manera de entregar ese mensaje a la poblaci√≥n.

En caso de que no quieras matar iguanas, puedes ahuyentar a estos animales con chorros de agua, eliminando de los jardines las plantas que se comen, o colgando campanillas o CDs, cuyo brillo y sonido las mantiene alejadas.