Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Glass es una conclusión decepcionante para la trilogía de películas que comenzó con Unbreakable

19.6K
12
Save
Glass, el final de la trilogía de la que forman parte Unbreakable y Split.

Hace diecinueve años vi Unbreakable de M. Night Shyamalan y me enamoré. Hoy en día es una de mis películas favoritas de todos los tiempos. Por ello, cuando vi Split cuatro meses antes de su estreno, la revelación de que se desarrolla en el mismo universo se convirtió en una de las experiencias de cine que más me han impactado en la vida. Digo todo esto para dar contexto a lo dolorosas que son las siguientes líneas. Soy fanático de la serie Unbreakable, pero Glass es una gran decepción.

Advertisement

Al igual que sus predecesores, y en contraste con la mayoría de las películas de superhéroes de la última década, Glass analiza la idea de los superhéroes con un enfoque ultra realista. ¿Podrían los cómics ser versiones exageradas de personas reales en la historia? Las primeras dos películas sugieren que la respuesta es “sí”, pero Glass trata de subvertir eso, presentando a la Dra. Ellie Staple (Sarah Paulson), una psiquiatra dedicada a probar que estas habilidades solo están en la cabeza de David Dunn (Bruce Willis), Kevin Wendell Crumb (James McAvoy) y Elijah Price (Samuel L. Jackson), respectivamente conocidos como el Vigilante, la Horda y el Señor Glass.

Dado que Glass fusiona todos esos mundos y personajes, su primer obstáculo es contar una historia que conecte todo de una manera lógica y satisfactoria. En este aspecto, la película tiene éxito. Shyamalan, quien escribió y dirigió el film, creó un escenario que reúne todo de una manera sucinta y entretenida. De hecho, el primer acto de la película es absolutamente excelente. Hay una gran escena de acción, algo de suspenso, desarrollo de personajes, excelentes conexiones con Unbreakable y más. Realmente funciona, colocando el listón alto a medida que la película avanza a su siguiente fase.

El personaje de Sarah Paulson es la nueva incorporación clave en Glass.
Imagen: Universal.

Sin embargo, las cosas cambian con la introducción de la Dra. Staple. La película se ralentiza. Se templa y se restringe, y esa historia hermética y propulsora desde el principio se pierde. Las interacciones entre la doctora y los tres supuestos superhéroes dominan el resto de la película. Si a Glass le preocupara cómo este escenario afectó a sus personajes, estaría bien. Eso fue lo que hizo que Unbreakable y Split fueran tan exitosos, que los personajes impulsaron esas historias. Aquí, sin embargo, parece suceder lo contrario. Todo está hecho a medida para que los hilos narrativos dispares se conecten en lugar de los emocionales.

Advertisement

A lo largo de todo esto, el personaje que recibe el mayor tiempo de pantalla es la Horda. De hecho, el segundo acto de Glass es principalmente un escaparate de las habilidades de actuación de McAvoy (algo que, siendo honesto, es bastante extraordinario, teniendo en cuenta que en esta ocasión nos encontramos con incluso más de las muchas personalidades de Kevin). Pero a medida que atraviesa esas impresionantes transformaciones y movimientos, la película no experimenta muchas de las suyas. Cualquier tensión o suspenso generado en el primer acto se elimina casi por completo y nos quedamos con una historia de gran exposición que hace girar sus ruedas a la espera de que se inicie la trama real, o al menos otra secuencia de acción.

Ambas cosas suceden, pero tardan un poco en llegar. Lo que, de nuevo, hubiera estado bien si Glass tomara su centro, lento e introspectivo, y plantara las semillas para una recompensa temática más profunda. Desafortunadamente, nunca está claro lo que Glass está tratando de decir o de ser, incluso cuando se dice algo en una dirección directa a la cámara o mediante una voz en off. A medida que la película explora varias cosas, como las rivalidades entre los héroes, el funcionamiento del hospital, las intersecciones con cómics específicos y mas, surgen muchas pequeñas hebras temáticas, pero ninguna es un enfoque obvio y definido. Todo está mezclado.

Advertisement
Nombre: Señor. Apellido: Glass.
Imagen: Universal.

Parte de eso se debe a que la película está tan preocupada por mantener a la audiencia adivinando. Ahora, por supuesto, como probablemente esperas de una película de Shyamalan, la mayoría de las cosas en Glass concluyen de una forma inesperada. Pero incluso en una escala más pequeña, varios puntos de la película te hacen pensar: “espera, ¿qué sucedió con esto que habían dicho o hecho antes?”, solo para que sea respondida unas cuantas escenas más tarde. Esto es en cierto modo es admirable, pero la cohesión narrativa quita el enfoque del panorama general. Cosas como, ¿a quién queremos animar, a los “héroes” o a los “villanos”? ¿Qué dice esta película sobre el mundo en que vivimos o la naturaleza de los superhéroes? Todo se despliega sin consecuencias ni peso. De vez en cuando, una de estas escenas funcionará bien, especialmente en la segunda y última parte de la película, pero no se siente como referencias cercanas o reales.

Advertisement

Parte de ese malestar puede derivarse de la banda sonora creada por West Dylan Thordson, quien regresa después de hacer la música para Split y, de nuevo, ha escrito una partitura sólida, creando un estado de ánimo muy específico y tenso. Sin embargo, la partitura solo usa de manera breve y sutil los temas que James Newton Howard creó para Unbreakable, las melodías robustas, vigorizantes y superheroicas que también se usaron al final de Split. Por eso, la música se convierte casi en una metáfora de la película. Es casi como si se estuviera restringiendo a propósito, incluso cuando la acción en la pantalla no lo hace. Glass podría haber usado una gran dosis de esas emociones enormes y audaces para darle a todo algo de escala y emoción. En cambio, mantiene restringida cualquier emoción manifiesta, ya sea en la pantalla con los personajes, o fuera de la pantalla en la audiencia.

La actuación en Glass también tiene un gran efecto en el tono desigual, el ritmo y la temática de la película. Como mencioné anteriormente, McAvoy es bastante increíble como Kevin, el hombre con docenas de personalidades que viven en su cuerpo. Logra cambiar sin esfuerzo entre las personalidades mediante una actuación impresionante. Bruce Willis, sin embargo, está en el lado opuesto del espectro. Su personaje, David Dunn, estaba bien establecido como estoico en Unbreakable, pero en Glass está en otro nivel. Incluso en los momentos más grandes del personaje, es difícil decir lo que piensa o cuáles son sus motivaciones. Como resultado, hay poca conexión con el único verdadero protagonista. Luego está Samuel L. Jackson, que es diabólicamente divertido como Mr. Glass, pero en última instancia solo tiene pocos momentos para brillar de verdad. En una película llamada Glass, desearíamos que hubiera más de él.

Advertisement
Casey (Anya Taylor-Joy) tiene una relación compleja con Kevin (James McAvoy).
Imagen: Universal.

Los personajes secundarios de Glass también revelan otro de los problemas de la película. Glass trae de regreso a Anya Taylor-Joy, Spencer Treat Clark y Charlayne Woodard de Split y Unbreakable, cada uno para darle a los personajes principales una persona “normal” con quien conectarse. Y mientras estos personajes terminan convirtiéndose en partes esenciales de la trama, para la mayoría de la película son poco más que peones, solo sirven para reiterar los puntos de la trama pero, por lo general, no son esenciales. (Dicho esto, la forma en que Shyamalan hace que el personaje de Treat Clark vuelva a aparecer en la historia merece una nota de agradecimiento porque es excelente, incluso aunque nunca alcanza su verdadero potencial). Básicamente, entiendes a medias por qué están ahí, te sientes un poco confundido por eso y solo al final te haces una idea de por qué formaron parte del film.

Advertisement

En general, eso es Glass. Se siente como una película de un cineasta que tiene algunas piezas de rompecabezas increíbles, y aún así, incluso después de casi 20 años, no tiene una visión clara de cómo unirlas. Hay momentos de grandeza que se ven ensombrecidos por una gran mayoría de escenas e intenciones confusas. Tanto el corazón como la emoción de los predecesores de Glass carecen en esta entrega, y si bien hay algunas grandes sorpresas, no es fácil comprender lo que significan en un contexto más amplio.

La película es una decepción, pero, como fan de la saga que soy, es una decepción que volveré a ver solo para estar seguro. Es un mundo que vale la pena explorar con algunos giros interesantes sobre lo que han tratado estas películas durante casi dos décadas. Solo desearía que Glass les hubiese dado un final más satisfactorio y completo.

Advertisement

Glass se estrena el 18 de enero.

Share This Story