Un descubrimiento que solo se logra una vez en la vida. Así han calificado el hallazgo de un grupo de estudiantes de arqueología de la Universidad de Leicester en Inglaterra. El grupo trabajaba en un yacimiento conocido desde hace 25 años cuando encontró varias piezas de bronce en un excelente estado de conservación pese a que tienen cerca de 2.200 años de antigüedad.

Advertisement

Los arqueólogos creen que las piezas pertenecieron a un carruaje antiguo y que fueron quemadas y enterradas en una caja ceremonial como parte de una ofrenda religiosa. También se cree que los objetos pertenecieron a un individuo de la realeza o un guerrero. Se estima que la caja ha reposado más de 2.200 años en el mismo lugar antes de que la descubrieran. Las piezas pertenecen a la época conocida como Edad del Hierro, y datan aproximadamente de entre el siglo segundo y tercero antes de Cristo.

El hallazgo ha sido producto de un programa de la universidad que permite que estudiantes de arqueología participen en excavaciones. Tiene cinco años activo en este área, pero es la primera vez que se hace un descubrimiento de esta magnitud. Así lo explica el Dr. Jeremy Taylor, encargado de la excavación:

El ambiente en la excavación ese día era una mezcla entre emoción y conmoción. He estado excavando durante 25 años y nunca encontré una de estas piezas. Es un descubrimiento que se logra solo una vez en la vida.

Advertisement

Las piezas se llevaron a la Escuela de Arqueología e Historia Antigua en la Universidad de Leicester para su análisis. Los conservadores estiman que la colección completa pueda ponerse pronto en exhibición. Mientras tanto, algunas piezas se mostrarán en el Museo Melton Carnegie en Inglaterra desde el 18 de octubre hasta el 13 de diciembre. Para los que no puedan ir a ver la muestra, abajo algunas imágenes. [Universidad de Leicester vía Phys.org]

Advertisement

****

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)