Foto: atw_urbex / Instagram

Si te gusta la exploraciĂłn urbana o el siniestro encanto de las cosas abandonadas, probablemente tengas una cita en el Norte de Francia. AllĂ­, en una vĂ­a muerta, se encuentra una ruina bastante poco comĂşn: un tren Eurostar abandonado que poco a poco se va convirtiendo en una escenario distĂłpico.

El Eurostar 373018 no siempre estuvo en tan mal estado. En su día el convoy cubría la ruta entre Londres, París y Bruselas a través del túnel que atraviesa el Canal de la Mancha. En 2014, la compañía que gestiona el ferrocarril que une Francia y Reino Unido decidió cambiar el tren por otro más moderno y el 373018 paso a estar oficialmente “almacenado”.

En el mundo real el eufemismo burocrático significó que el tren se aparcó en una vía muerta y nunca más se acordaron de él. Solo tres años después, la naturaleza y las pintadas han reclamado el convoy para sí.

Los exploradores urbanos más atrevidos pueden hasta visitar el interior, aunque no es precisamente una exhibición oficial. Visitarlo te puede costar una multa por entrar donde nadie te invita y hasta puede ser peligroso. [vía AdcaZz]