Seg√ļn los informes de los medios, el v√≠deo capturado por un dron muestra a m√°s de 100 ballenas despojadas de sus h√°bitats y encerradas en corrales en la costa de Rusia, cerca de la ciudad de Nakhodka. El hallazgo, de 11 orcas y alrededor de 90 ballenas beluga, ha abierto una investigaci√≥n.

La ‚Äúc√°rcel de ballenas‚ÄĚ contiene el mayor n√ļmero de estos mam√≠feros marinos cautivos que se conozca, recintos tan peque√Īos que los investigadores creen que la mayor√≠a de las ballenas fueron atrapadas cuando eran cr√≠as. ¬ŅY para qu√©? Los activistas de los derechos de los animales temen que las ballenas sean vendidas ilegalmente a acuarios y parques acu√°ticos chinos.

Las ballenas ‚Äúasesinas‚ÄĚ son un producto popular en la industria de los parques tem√°ticos en China. De hecho, hay m√°s de 60 parques marinos en el pa√≠s y otro gran n√ļmero en construcci√≥n. Una sola orca puede venderse f√°cilmente por m√°s de 6 millones de d√≥lares.

Como recuerda el Telegraph, la prohibición mundial de la caza de ballenas con fines comerciales en 1982 prohibió la captura de ballenas con fines no educativos o científicos. Son cuatro las empresas que están actualmente alquilando el espacio en la costa de Rusia, y entre todas ellos exportaron 13 orcas a China entre 2013 y 2016, reveló una investigación de Novaya Gazeta.

Advertisement

A principios de noviembre de 2018, los medios locales capturaron una gr√ļa que mov√≠a una ballena desde el recinto hasta un tanque en la costa, lo que gener√≥ sospechas de que las ballenas estaban siendo transportadas a un lugar desconocido:

Esas mismas compa√Ī√≠as afirman haber recibido permiso para capturar 13 orcas m√°s este a√Īo, pero el fiscal que investiga la ‚Äúc√°rcel de ballenas‚ÄĚ est√° investigando los documentos para averiguar si los animales fueron capturados con fines cient√≠ficos o educativos, o si fueron capturados de forma ilegal.

Advertisement

Seg√ļn los informes, las compa√Ī√≠as tambi√©n ‚Äúalquilaban‚ÄĚ a las ballenas como una forma de sortear las leyes que les proh√≠ben venderlas por razones comerciales. Se teme que este mercado potencialmente ilegal pueda causar estragos en las poblaciones que ya est√°n disminuyendo. Seg√ļn Oganes Targulyan, coordinador de investigaci√≥n de Greenpeace Rusia:

Al capturarlas a este ritmo, corremos el riesgo de perder a toda nuestra poblaci√≥n de orcas. El cupo de captura es ahora de 13 animales por a√Īo, pero nadie est√° teniendo en cuenta que al menos una se mata por cada capturada.

Greenpeace tambi√©n explic√≥ que mantener a las ballenas encerradas en peque√Īos recintos superpoblados como los de Nakhodka es una ‚Äútortura‚ÄĚ para los animales. [Forbes, Telegraph]