Una investigación reveló que todos los procesadores de Intel fabricados durante la última década cuentan con una gigantesca vulnerabilidad, siendo susceptibles a malware y diferentes tipos de ataques maliciosos. Intel asegura que sus procesadores no tienen un “fallo”, y que todas las demás marcas también son vulnerables.

Advertisement

La compañía aclara en comunicado que sus últimos análisis dejan claro que “es falso que esta vulnerabilidad sea única de los productos Intel”, sino que muchos modelos de procesadores de los principales fabricantes en el mundo también están afectados. Dicho de otro modo, los procesadores de AMD, Qualcomm e incluso ARM también son vulnerables.

“Reportes recientes aseguran que estas vulnerabilidades y exploits son causados por fallos y errores que son únicos de los productos de Intel, pero esto es incorrecto. Según los análisis que hemos llevado a cabo hasta la fecha, muchos tipos de dispositivos informáticos, incluyendo sus procesadores de varios fabricantes y diferentes sistemas operativos, son vulnerables a estos exploits.”

Advertisement

La vulnerabilidad descubierta después de 10 años dejaría vulnerable a un sinfín de dispositivos de todas las marcas y funcionando con cualquier sistema operativo. No obstante, Intel niega que exista un fallo o bug en sus procesadores que haya generado el agujero de seguridad. AMD, Qualcomm y ARM todavía no han publicado un comunicado al respecto. [vía Intel]