China, Corea del Norte, Irán, Arabia Saudí... el mapa de la censura en Internet no es precisamente pequeño. Y eso es en parte gracias a medidas como las que Irán acaba de tomar: prohibir el uso de redes privadas virtuales (VPNs) para saltarse el bloqueo de Internet que sufre el país.

El gobierno iraní tiene impuesto un bloqueo similar al de China, con una intranet controlada en lugar de acceso abierto a Internet. Los pocos que podían y sabían, se saltaban este control a través de VPNs, que ofrecen acceso cifrado a redes privadas basadas en el extranjero y permiten a los ordenadores comportarse como si estuvieran en otro país. A partir de ahora ya no será posible acceder a Internet en Irán ni por VPN, el gobierno las ha bloqueado y declarado "ilegales".

Advertisement

Cientos de usuarios en todo el país afirman que el acceso a las VPN ha sido bloqueado. Solo funcionan aquellas que son previamente aprobadas por el gobierno. Algunos se quejan de que servicios como Skype y Viber también están cortados. En otros países, como en China, la situación no es mucho mejor. Triste realidad. [Reuters]