Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Foto: KFC

Al igual que muchas empresas, KFC ha decidido echar una mano en estos tiempos difíciles regalando un millón de piezas de pollo. ¿A dónde y a quién va dirigido ese pollo? Bueno, KFC aún no lo ha decidido. Estados Unidos está enfrentando la crisis de distintas formas dependiendo de la comunidad afectada, y las mejores personas para decidir quién necesita el pollo frito son los propios miembros de cada comunidad. Según un comunicado de prensa, KFC está ofreciendo a los franquiciados una especie de cheque de pollo en blanco con la instrucción de que cada ubicación distribuya los productos fritos crujientes en las manos que más lo necesiten. Al sur del estado de Indiana, entregarán 1000 menús a los trabajadores de atención sanitaria de primera línea. En Kansas, el franquiciado más grande de la compañía alimentará a los trabajadores esenciales que mantienen en funcionamiento el país. En lugares más pequeños, empresas familiares que operan un KFC (que constituyen la mayoría de los restaurantes de KFC) han estado entregando comidas a hospitales y lugares donde se realizan pruebas de COVID-19 y enviando entregas gratuitas a profesionales de atención prehospitalaria, como los paramédicos.

Advertisement

Esta donación de un millón de piezas de pollo es una de las iniciativas que KFC y su empresa matriz, Yum! Brands, han implementado en Estados Unidos durante las últimas semanas. El 13 de marzo, KFC anunció que los empleados de todas las ubicaciones de propiedad corporativa tendrán baja por enfermedad ilimitada si se ven afectados por covid-19. El 20 de marzo, la compañía donó $400.000 a la organización Blessings in a Backpack, que proporciona alimentos a niños que se enfrentan a la inseguridad alimentaria. A principios de esta semana, el CEO de Yum! Brands (también compañía matriz de Pizza Hut y Taco Bell) anunció que renunciaría a su salario anual y distribuiría el dinero entre los gerentes de las tiendas. La compañía también ha fundado el Yum! Brands Foundation Global Employee Medical Relief Fund, que proporcionará subsidios para los miembros del equipo de todos los restaurantes afectados por la pandemia de coronavirus. Yum! también ha otorgado a sus franquiciados un periodo de gracia de 60 días en honorarios y regalías con la esperanza de que puedan adaptar mejor sus modelos de negocio a la nueva economía. Nadie sabe aún cómo será el nuevo panorama económico. Mientras tanto, una donación de pollo frito es una forma novedosa de retribuir a la comunidad.

Advertisement

Share This Story

Get our newsletter