Un grupo de entusiastas del longboard han fundado una nueva compañía con el objetivo de fabricar un interesante y diminuto motor eléctrico capaz de adaptarse a cualquier monopatín urbano. Su nombre es Kickr, y es tan fácil de activar como pisar en una zona concreta de la tabla.

Kickr se parece bastante a otro invento que ya vimos por aquí para dotar a bicicletas normales y corrientes de un motor eléctrico. En este caso, el motor se atornilla al propio eje de una de las ruedas del longboard, donde queda sujeto y en contacto permanente con la rueda. Una batería de 1.100 vatios bajo la tabla es la fuente de energía de este invento.

Advertisement

El motor permite alcanzar una velocidad de unos 30 kilĂłmetros por hora con una autonomĂ­a de unos 10 kilĂłmetros. No obstante, la posibilidad de usarlo sĂłlo en momentos puntuales permite disfrutar se su velocidad toda una jornada en una experiencia que sus creadores comparan a hacer surf ininterrumpidamente sobre el asfalto

Kickr lleva unos pocos dĂ­as sometido a financiaciĂłn colectiva en Kickstarter y ya casi ha logrado su objetivo inicial de 15.000 dĂłlares, asĂ­ que tiene todos los visos de ir a hacerse realidad. Su precio es de 299 dĂłlares. [Kickr vĂ­a Gizmag]

Advertisement