Foto: @adamrg (Twitter)

La gigantesca verga que adornó los cielos del condado de Okanogan en Washington, Estados Unidos, el 16 de noviembre de 2017 fue obra de varios pilotos que salieron de la Estación Naval Aérea de Whidbey Island. La Marina estadounidense se disculpó de inmediato por el falo celestial y lo describió como un acto “inaceptable” y “de cero valor de entrenamiento”, ignorando su potencial valor educativo para cualquier urólogo de la región.

Pero que fue cosa de la Marina es todo lo que sabíamos sobre el evento hasta ahora, cuando se han publicado los hallazgos de una investigación militar sobre el enorme pene que apareció en el cielo. En resumidas cuentas, lo que pasó fue que la tripulación de un EA-18G Growler notó que iba dejando estelas en un vuelo de entrenamiento de 90 minutos y aprovechó la oportunidad que tenían ante ellos. Según el Navy Times:

El [compañero de cabina del piloto] sacó el tema primero, según la investigación.

“Mi reacción inicial fue: no, malo”, escribió el piloto en una declaración después del incidente. “Pero por alguna razón aún desconocida para mí, finalmente decidí hacerlo”.

El plan de ataque del pene en el cielo fue capturado en el sistema de grabación de vídeo en cabina, una transcripción de la cual se incluye en la investigación.

“Dibuja un pene gigante”, dijo [el compañero]. “Sería increíble.”

“¿Qué hicisteis en el vuelo?”, bromeó el piloto. “Oh, convertimos unos dinosaurios en penes celestiales”.

Advertisement

El piloto evidentemente no estaba del todo convencido del propósito superior de este vuelo en este punto, pero pronto se daría cuenta:

“En serio, deberías intentar dibujar un pene”, aconsejó [el compañero].

“Estoy seguro de que podría dibujar uno, sería fácil”, se jactó el piloto. “Básicamente, podría hacer un ocho y dar la vuelta y volver. Voy a bajar, tomar un poco de velocidad y, con suerte, salir de la estela para que no estén conectadas entre sí”.

Los pilotos teorizaron sobre los detalles de su incipiente dibujo en el cielo.

“Tío, eso es muy divertido”, dijo el piloto. “Un avión de pasajeros que regresa a Seattle y ve un pene gigante. Casi podríamos dibujar una vena en medio de también”.

Advertisement

No se indica por qué la tripulación abandonó la idea de la vena, pero la transcripción del vuelo es grandiosa, e incluye actualizaciones de estado como “las pelotas van a estar un poco torcidas” y “oh, la cabeza de este pene va a ser gruesa”. Te invito a que leas el informe completo en Navy Times.

Poco después de que completaran su obra maestra, los pilotos aparentemente empezaron a preocuparse del tiempo que el pene permanecería visible en el cielo, e incluso intentaron “tacharlo” con más estelas. Efectivamente, una vez en tierra fueron arrestados por los altos mandos, e inmediatamente confesaron sus acciones. Cualquier disciplina que hayan recibido se ha mantenido en secreto, aunque el oficial de investigación recomendó “cartas de instrucción no punitivas”.