El astronauta Harrison H. Schmitt recolectando muestras de regolito durante la misión Apolo 17. Foto: NASA

Suena al principio de una teoría conspiranoica, pero es cierto. Hoy en día existen tres contenedores herméticamente sellados y conservados en el Laboratorio de muestras lunares que la NASA tiene en el Centro Espacial Johnson, en Houston. Ahora dos científicos han decidido solicitar oficialmente su apertura.

Advertisement

¬ŅQu√© es lo que contienen esos contenedores? La respuesta es sencilla: rocas y polvo. Entre 1969 y 1972, los astronautas de las misiones Apolo recolectaron cientos de muestras geol√≥gicas que trajeron de vuelta a la Tierra para su estudio. En total existen nueve contenedores de muestras. Seis de ellos sirvieron a los cient√≠ficos para aprender m√°s sobre nuestro sat√©lite. Sus muestras est√°n hoy expuestas en el propio Centro Espacial Johnson. Los tres contenedores restantes (correspondientes a las misiones Apolo 15,16 y 17) nunca llegaron a abrirse.

Uno de los contenedores de la misión Apolo 16. Foto: Centro Espacial Johnson / NASA

La razón para no haber roto el sello de estas tres maletas es científica y la explica Ryan Zeigler, director de la Oficina de Adquisición y Conservación de Astromateriales de la NASA:

Las muestras se destinaron a almacenamiento a largo plazo de forma intencionada para poder abrirlas cuando la tecnología y el instrumental haya llegado a un punto que permita maximizar los conocimientos que podamos extraer de ellas.

Advertisement

Zeigler cree que ese momento ha llegado, y no es el unico. El experto en meteoritos Charles Shearer y el especialista en ingeniería ambiental y ciencias planetarias Clive Neal apoyan a Zeigler en esta idea. El objetivo de estos tres investigadores es estudiar la composición y cualidades del regolito marciano como posible agente que ayude en futuras misiones robóticas o tripuladas a la Luna.

Una de las ideas m√°s persistentes √ļltimamente entre los cient√≠ficos de las agencias espaciales es establecer una colonia permanente en la Luna. Para ello es preciso averiguar hasta qu√© punto el regolito lunar (el polvo que cubre la superficie) es reactivo y si puede utilizarse, por ejemplo, como material de construcci√≥n mediante t√©cnicas de impresi√≥n 3D. La presencia de sustancias vol√°tiles como agua, hidr√≥geno o metano tambi√©n es extremadamente interesante de cara a averiguar si el regolito puede usarse en otras aplicaciones como el cultivo de plantas.

Advertisement

Foto: NASA

La gran inc√≥gnita es cu√°l ser√° el estado de esos contenedores despu√©s de tantos a√Īos. En teor√≠a las muestras deber√≠an estar en el mismo estado. Desde que llegaron a la Tierra se han conservado al vac√≠o, aisladas y a la misma temperatura que en la Luna, pero nadie sabe con seguridad su estado. Zeigler y sus colegas presentar√°n oficialmente su solicitud en la pr√≥xima conferencia internacional sobre ciencias planetarias que tendr√° lugar en Houston entre el 19 y el 23 de marzo. [v√≠a Space]