Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

La NASA desvela nuevos detalles sobre el sucesor del telescopio Webb

El Observatorio de Mundos Habitables ya tiene una misión y una fecha de lanzamiento aproximada

By
We may earn a commission from links on this page.
Imagen artística de LUVOIR, un telescopio de 15 metros que fue uno de los primeros conceptos de la NASA para un futuro telescopio espacial. El observatorio de Mundos Habitables no sería tan grande como este.
Imagen artística de LUVOIR, un telescopio de 15 metros que fue uno de los primeros conceptos de la NASA para un futuro telescopio espacial. El observatorio de Mundos Habitables no sería tan grande como este.
Imagen: NASA/Goddard Space Center

Los responsables de la NASA han querido aprovechar la última reunión de la Sociedad Astronómica Estadounidense para dar más detalles sobre el Observatorio de Mundos Habitables (HWO, por sus siglas en inglés), un nuevo telescopio espacial de última generación.

Durante la sesión, Mark Clampin, Responsable de Astrofísica de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, ofreció algunos detalles sobre el telescopio, que podría estar operativo a principios de la década de 2040.

Una de las conclusiones de la comunidad científica es que es necesario que descubramos mundos habitables más allá del nuestro y para ello hace falta un telescopio diseñado específicamente para tal propósito. Este gran observatorio espacial tendrá un coste de 11000 millones y contará con un telescopio de 6 metros que captará la luz de las longitudes de onda óptica, ultravioleta y del infrarrojo cercano. (El Telescopio Espacial Hubble hace sus observaciones principalmente en luz óptica y ultravioleta, mientras que el Telescopio Espacial Webb captura sus imágenes en longitudes de onda del infrarrojo medio y del infrarrojo cercano).

Advertisement

La comunidad científica seleccionó el Observatorio de Mundos Habitables como el primero del nuevo programa de Grandes Observatorios; básicamente, la guía que servirá para diseñar los grandes telescopios espaciales del siglo XXI. Como explicaba la revista Science, la idea de tener un telescopio espacial pensado para analizar exoplanetas se encuentra a medio camino entre dos propuestas más antiguas de la NASA: los telescopios HabEx y LUVOIR.

Encontrar exoplanetas es algo que los astrónomos hacen con regularidad, pero encontrar mundos con condiciones para albergar vida tal y como la conocemos es algo más complicado. El telescopio Webb ha detectado exoplanetas y ha deducido aspectos de su química atmosférica, y otros telescopios (incluso los que aun no se han lanzado al espacio, como el Telescopio espacial Nancy Grace Roman) dirigen ahora su mirada hacia estos mundos alienígenas.

Advertisement
Concepción artística del exoplaneta LHS 475 b, descubierto recientemente por el Webb, y la estrella a la que orbita.
Concepción artística del exoplaneta LHS 475 b, descubierto recientemente por el Webb, y la estrella a la que orbita.
Imagen: NASA, ESA, CSA, L. Hustak (STScI)

A diferencia de otros telescopios, tanto los que ya están operativos como aquellos que están aún en la mesa de dibujo, el Observatorio de Mundos Habitables buscará específicamente planetas con condiciones que podrían fomentar la existencia de vida.

Advertisement

La búsqueda de vida extraterrestre siempre ha sido un objetivo primordial para la NASA. El rover Perseverance está recolectando muestras de rocas en Marte para saber, entre otras cosas, si hay alguna evidencia de vida microbiana antigua en una región del planeta que, en el pasado, fue un delta fluvial. (Es importante tener en cuenta que este podía ser un entorno similar a donde se materializó la primera vida conocida terrestre).

Pero más allá de Marte, los científicos albergan la esperanza de que futuras sondas espaciales puedan buscar signos de vida en el océano subterráneo de Europa, la luna de Júpiter o en el mar de metano de Titán, la luna de Saturno.

Advertisement

Estos son sin duda lugares de nuestro sistema solar hostiles en comparación con la Tierra. Misiones como TESS o el Telescopio Espacial Kepler han detectado miles de exoplanetas, pero solo una diminuta fracción de ellos son similares a la Tierra.

Al igual que el telescopio Webb, el futuro observatorio estará ubicado en el punto L2, una región del espacio a más de un millón de kilómetros de la Tierra, donde las naves solo tienen que gastar una mínima cantidad de combustible para mantenerse en órbita, aunmentando así la vida útil de la misión.

Advertisement

Clampin dijo que el Observatorio de Mundos Habitables estaría diseñado para poder realizar mantenimiento sobre el y actualizarlo, algo que no es posible con el Webb. El Hubble, por ejemplo tuvo que ser atendido varias veces en nuestra órbita terrestre baja debido a una serie de problemas mecánicos y de diversa índole que fueron surgiendo durante los 32 años de vida del telescopio. La primera fase del desarrollo del Observatorio de Mundos Habitables está programada para 2029.

En noviembre, Clampin explicó que el telescopio Webb había sufrido ya 14 impactos de micrometeoritos, unos fragmentos muy pequeños de roca espacial que viajan a gran velocidad y que pueden dañar los espejos del telescopio. Clampin dijo que el equipo de la NASA estaba “realizando algunos cambios operativos para asegurarse de evitar impactos futuros”, y el telescopio finalmente fue reposicionado para reducir el riesgo de futuros impactos.

Advertisement

Es de suma importancia para la comunidad astronómica que no haya problemas con el presupuesto y la línea de tiempo establecida para el nuevo observatorio. El proyecto del telescopio Webb se tuvo que retrasar muchos años por este tipo de asuntos. De hecho, como informa Space News, varios científicos están pidiendo adelantar el proyecto para poder lanzar el Observatorio de Mundos Habitables en el año 2035.

Los telescopios del futuro están más cerca de lo que parece. Por el bien de la humanidad, esperemos que puedan superar con creces a sus predecesores.