Curiosity frente a uno de los agujeros causados por su l√°ser. Imagen: NASA

El rover Curiosity, que lleva cuatro a√Īos explorando Marte bajo la atenta mirada de la NASA, acaba de dar un nuevo paso hacia la autonom√≠a. Ahora puede pulverizar con su rayo l√°ser el trocito de roca que elija por su cuenta. Es la primera vez que un robot adquiere una capacidad as√≠ en una misi√≥n espacial.

No hay de qu√© preocuparse, las posibilidades de que Matt Damon corra peligro son remotas. Curiosity ha disparado m√°s de 350.000 pulsos l√°ser para inspeccionar los m√°s de 1.400 objetivos elegidos por investigadores de la NASA. El espectr√≥metro ChemCam concentra su rayo l√°ser en peque√Īos puntos para vaporizar minerales, y estudia con su telescopio el espectro de color de los plasmas generados con cada pulso. Gracias a la informaci√≥n recogida, los cient√≠ficos pueden identificar la composici√≥n qu√≠mica del terreno.

Ahora la NASA ya no tiene que seleccionar manualmente cada roca inusual o trozo extra√Īo de suelo que vea, el robot se encargar√° de hacerlo por su cuenta la mayor√≠a de las veces. Con la actualizaci√≥n de software, la c√°mara de Curiosity barrer√° el paisaje en busca de buenos candidatos aunque haya perdido la conexi√≥n con la Tierra. De esta forma aumentar√° significativamente el n√ļmero de rocas analizadas durante la misi√≥n. [NASA]

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.