Ilustración: Rebecca Gelernter

Sobre estas líneas tienes el dibujo más realista que se ha hecho hasta la fecha de una especie de dinosaurio. Se trata de un Anchiornis, y la reconstrucción ha sido posible gracias a un ejemplar excepcionalmente bien conservado. Sí, la imagen de este pajarito con morro de reptil probablemente no es lo que esperabas.

Advertisement

A medida que avanzamos en el estudio de los dinosaurios mas claro queda que la idea de un planeta poblado por enormes reptiles de piel verde, escamosa y lisa está completamente alejada de la realidad. Los dinosaurios eran de vivos colores y muchos de ellos exhibían un abundante plumaje que los hacía parecerse más a pollos gigantes que a los dragones que imaginaban en el siglo XIX.

Ilustración: Rebecca Gelernter

No es culpa nuestra que tengamos esa imagen en la cabeza perpetuada por el cine y la televisión. Tratar de averiguar qué aspecto tenía un animal que vivió hace millones de años por los restos que nos han llegado hoy es una tarea extremadamente difícil. Los tejidos blandos como la piel o los músculos se pierden. Solo a medida que aparecen restos de esas partes vamos descubriendo el auténtico aspecto de aquellas criaturas.

Advertisement

Es cierto también que el Anchiornis está más cerca de las aves actuales que de los tiraniosaurios. Tenía el tamaño aproximado de un cuervo y pertenece a una familia de dinosaurios, los paravianos, que son precursores de los pájaros actuales.

La novedad de esta reconstrucción es que ha permitido descubrir que los dinosaurios aún no habían perfeccionado sus plumas hasta el punto de las aves actuales. Su estructura es más esponjosa y ofrece una aerodinámica mucho peor. Es probable que el Anchiornis no fuera muy buen volador, y sus plumas no lo protegían tan bien del agua ni le protegían de los cambios de temperatura con la misma eficacia que las plumas actuales. Han hecho falta miles de años de evolución para llegar a esos cambios. [University of Bristol vía New Atlas]