En 1976, el astrónomo, astrofísico y divulgador Carl Sagan mostraba al mundo una pequeña pieza de tela plateada. Sagan explicaba entonces el concepto de propulsión a vela en el espacio, un método que podría llevarnos más allá del sistema solar. Una fundación privada creada por el propio astrónomo ha fabricado una vela solar y la probará en el espacio el próximo día 20.

No es la primera vez que se realizan test en órbita de sistemas de propulsión basados en este sistema. Japón y Estados Unidos ya lo han hecho antes, aunque con resultados desiguales. La idea, sin embargo, tiene una base teórica sólida. El sol emite partículas y energía, lo que se conoce como viento solar. Aunque estás partículas (fotones en su mayoría y algunos protones) no tienen masa, su movimiento al rebotar podría ser suficiente como para impulsar un objeto dotado de una amplia vela.

La primera ventaja es que un sistema de propulsión así no necesita combustible de ningún tipo. La segunda es que aunque su aceleración es mínima, también es constante, lo que en el espacio supone que podría alcanzar grandes velocidades si se la deja el tiempo suficiente. Se estima que una nave dotada de una vela solar lo bastante amplia podría alcanzar los 72.000 kilómetros por hora (20.000 metros por segundo) al pasar por los planetas exteriores del sistema solar.

Los promotores de esta idea son The Planetary Society, una fundación privada creada por el propio Carl Sagan que ha recaudado 4,5 millones de dólares de capital para construir la primera vela solar que sigue los diseños del astrofísico. Subirá al espacio el próximo día 20 de mayo.

Advertisement

El proyecto es pequeño en escala. La nave, llamada Lightsail, subirá a bordo de un satélite CubeSat modificado que se elevará hasta una órbita lo bastante estable. A esa altura, la nave saldrá y desplegará a su alrededor una gran vela solar de 32 metros cuadrados compuesta de un tejido llamado Mylar.

El objetivo de la prueba es desplegar la vela y comprobar que todos los sistemas funcionan. La sociedad que impulsa el proyecto planea una nueva misión en 2016, esta vez fuera ya de la órbita de la Tierra. En esa segunda misión será cuando el sistema de Sagan realmente afronte su prueba de fuego: probar que es apto para alcanzar grandes velocidades. [The Planetary Society vía The Washington Post y ExtremeTech]

Advertisement

Fotos: The Planetary Society

Actualización: El proyecto LightSail acaba de desembarcar en Kickstarter de la mano de Bill Nye. En su primer día ya ha recaudado la mitad de los 200.000 dólares que necesita para ponerse en marcha. La campaña no tiene que ver con el lanzamiento de prueba de este día 20 de mayo. Su objetivo es financiar la versión definitiva que tratará de probar en 2016 si el método es viable para viajes espaciales.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)