Imagen compuesta de la superficie de Venus tomada por la sonda japonesa Akatsuki
Photo: Institute of Space and Astronautical Science/Japan Aerospace Exploration Agency

Si hasta ahora los esfuerzos de las agencias espaciales se hab√≠an centrado en Marte a la hora de buscar vida es porque Venus es poco menos que un infierno. Su superficie est√° sometida a una presi√≥n atm√≥sferica y temperatura brutales, pero ¬Ņqu√© hay de su atm√≥sfera? Un nuevo estudio arroja datos fascinantes.

Advertisement

La superficie de Venus es inhabitable hoy, pero los modelos climatol√≥gicos sugieren que en alg√ļn momento de su pasado tuvo agua l√≠quida y una temperatura lo bastante moderada como para albergar vida. Esas condiciones se extendieron durante un per√≠odo de alrededor de 2.000 millones de a√Īos. No solo es tiempo suficiente como para que Venus evolucionara sus propias formas de vida. Es incluso m√°s tiempo del que tuvo Marte.

En alg√ļn momento, las condiciones en Venus empeoraron de forma dram√°tica. Las temperaturas del planeta aumentaron y la atm√≥sfera se hizo m√°s densa, poniendo en marcha un efecto invernadero galopante. El agua se evapor√≥ y subi√≥ a las capas altas de la atm√≥sfera, acelerando a√ļn m√°s el recalentamiento. Las temperaturas en la superficie aumentaron hasta los 450 grados Celsius, con una presion atmosf√©rica 92 veces superior a la de la Tierra.

Semejante apocalipsis tuvo que barrer por fuerza cualquier forma de vida grande, fuera animal o vegetal, pero ¬Ņy los microorganismos? Puede que el agua que termin√≥ en la atm√≥sfera de Venus llevara pasajeros. En la Tierra hemos constatado que las bacterias viajan en el vapor de agua y viven en la atm√≥sfera a alturas de hasta 41 kil√≥metros. Igualmente, sabemos que hay bacterias capaces de vivir en ambientes incre√≠blemente hostiles, aliment√°ndose de di√≥xido de carbono y generando √°cido sulf√ļrico.

Advertisement

Las nubes de Venus est√°n compuestas de di√≥xido de carbono, vapor de agua y algo de √°cido sulf√ļrico. La coincidencia de esta mezcla es demasiado grande como para pasarla por alto.

Patrones de nubes coloreadas (color artificial) en la atmósfera de Venus
Image: NASA

Nubes de bacterias

Lo que el nuevo estudio publicado en la revista Astrobiology sugiere es que en Venus podr√≠a haber abundante vida bacteriana en las capas superiores de la atm√≥sfera, a una altura de entre 48 y 52 kil√≥metros. A esta distancia de la superficie las temperaturas fluct√ļan entre los cero y los 60 grados Celsius, con una presi√≥n atmosf√©rica que oscila entre las 0,4 y las dos atm√≥sferas. En esta regi√≥n, a√ļn hoy, hay condiciones para albergar vida bacteriana.

Advertisement

La idea de que la atm√≥sfera de Venus pueda tener vida no es nueva. El mism√≠simo Carl Sagan ya lo suger√≠a en 1967. El astrobi√≥logo David Grinspoon ahond√≥ en la posibilidad en 1997, y dos a√Īos despu√©s se descubri√≥ que las condiciones en la atm√≥sfera venusiana eran lo bastante prometedoras.

M√°s an√°lisis revelaron que la atm√≥sfera de Venus en esa regi√≥n tiene extra√Īas manchas oscuras en las que abunda el √°cido sulf√ļrico y otras part√≠culas que no han podido ser reconocidas. La hip√≥tesis del equipo internacional de investigadores liderado por el cient√≠fico planetario Sanjay Limaye reci√©n publicada en Astrobiology es precisamente que estas nubes son ecosistemas bacterianos flotantes. En la Tierra se conocen diferentes tipos de bacterias capaces de absorber determinadas frecuencias de luz. No ser√≠a tan raro encontrar microorganismos similares en Venus.

Ilustración del robot VAMP
Illustration: Northrop Grumman Corp.

Advertisement

Un dron abordo de una sonda rusa

¬ŅC√≥mo confirmar esta sugerente hip√≥tesis? La opci√≥n m√°s cercana para ello se llama VAMP, y es un robot mitad dirigible mitad dron que Northtrop Grumman ha dise√Īado para la NASA. VAMP (siglas de Venus Atmospheric Maneuverable Platform) podr√≠a sobrevolar la atm√≥sfera de Venus y analizar esas nubes con instrumentos espec√≠ficos para detectar vida bacteriana.

VAMP podría llegar a Venus de la mano de la sonda rusa Venera-D que la agencia Roscosmos tiene previsto enviar a Venus a finales de la década de 2020. Hasta entonces tendremos que esperar, pero sería irónico que terminemos hallando vida en el Sistema Solar donde menos esperábamos encontrarla. [vía Astrobiology]