Imagen: Twitter

Esta semana los medios de medio mundo contaban la gran noticia: China hizo brotar una semilla de algodón en la cara oculta de la Luna y con ella la primera planta extraterrestre de la que tenemos constancia. Dos días después, tenemos una mala noticia: las plantas han muerto.

Fue el martes cuando China anunciaba que las semillas de algodón habían germinado en una biosfera llevada a la Luna en la misión Chang’e-4. Sin embargo, las plantas perecieron unas horas después, cuando la noche lunar cayó sobre el lugar de aterrizaje de la sonda.

Al parecer, la llegada el domingo de la noche lunar, que dura 14 días, privó a las plantas de la luz solar. Durante una noche lunar, las temperaturas pueden caer hasta −170 ° C, mientras que las temperaturas diurnas en la Luna pueden alcanzar los 127 ° C. De hecho, estas fluctuaciones con grandes diferencias son uno de los principales obstáculos que encuentran los exploradores lunares.

No sólo eso. Las semillas restantes y los huevos de mosca de la fruta contenidos en la biosfera probablemente tampoco serán viables después de dos semanas de privación de la luz y temperaturas de congelación. Según la Administración Nacional del Espacio, se descompondrán y permanecerán selladas para evitar contaminar la superficie lunar.

Advertisement

Descansa en paz, brotes lunares. [Futurism]