Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Le amputan un brazo y encarga su conservación a un taxidermista para guardarlo como adorno

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Legends Taxidermy & Skull Cleaning (Instagram)

La mayor parte de personas tienen dos brazos, pero muy pocas pueden decir que uno de ellos lo tienen en una estantería, adornando su cuarto de baño. Ese es el caso de Mark Holmgren, un canadiense de 37 años que ha decidido convertir su miembro amputado en un elemento decorativo.

Advertisement

Hace 20 años, Holmgren tuvo un accidente de motocicleta en la que los nervios de su hombro resultaron gravemente dañados, perdiendo completamente la movilidad y la sensibilidad de su brazo derecho. Al principio tenía la esperanza de poder recuperar el uso normal de su extremidad, pero pasaron los años y su mente comenzó a explorar alternativas.

“Quería hacer algo interesante con ello,” comentó ese motero a la cadena CBC. “Siempre he visto decoraciones de Halloween con esqueletos y calaveras sosteniendo ceniceros y cosas así. De ahí es de dónde saqué la idea.”

Advertisement
Ilustración para el artículo titulado

Unas semanas después de que le extirparan quirúrgicamente el brazo, y tras firmar el papeleo correspondiente, Holmgren recogió su extremidad en una bolsa de plástico y comenzó a buscar un taxidermista que aceptara su peculiar reto.

Advertisement

“Los dos primeros que consulté se negaron en redondo,” continua Holmgren. “No estaban dispuestos a trabajar con partes humanas”. Tras unos días de búsqueda, Holmgren se puso en contacto con Danielle Swift, que regenta un local de taxidermia y limpieza de huesos junto a su esposo David. Tras el desconcierto inicial ante la petición, Swift aceptó.

Advertisement

“Mark me trajo el brazo pero tenía que asegurarme de que era suyo. No queremos que nadie venga trayendo extremidades de origen desconocido, “bromea la taxidermista. Swift trató el brazo con una colonia de escarabajos que limpiaron la carne hasta dejar los huesos limpios. Después los blanqueó y ensambló con ayuda de un fisioterapeuta. El brazo regresó a Holmgren justo para Navidad.

En cuanto a los planes de futuro para su extremidad, Holmgren es modesto. “Probablemente la sujete a la pared como si fuera un cuadro. Ahora mismo está en una estantería sobre el lavabo, con un par de plantas y algunas otras cosas.” [CBC]

Share This Story

Get our newsletter