Photo: Matías S. Zavia (Gizmodo en Español)

El Ăşnico encontronazo que he tenido con la policĂ­a fue por conducir con auriculares. Le habĂ­a pedido prestado el coche a mi suegra, que tenĂ­a la costumbre de llevarse consigo el frontal de la radio para que no se la robaran, y no vi otra forma de escuchar mĂşsica. Me puse auriculares.

A mitad de trayecto, noté que el coche de atrás me daba las largas (es decir, me hacía ráfagas con las luces altas). Pensé que quería adelantarme, pero se había acercado tanto a mi parachoques que decidí ponérselo difícil. Pisé el acelerador más allá de lo permitido, tracé las rotondas como un piloto de carreras y... nada, no conseguí quitarme al coche de atrás del retrovisor.

Cuando llegamos a un bulevar, se puso en paralelo y por primera vez oí la sirena. Eran dos policías, un hombre y una mujer, presumiblemente de paisano. Paré el coche y me quité los auriculares. Solo recuerdo que gritaban mucho; ella más que él. “¡Documentación!”. “¡Está prohibido conducir con auriculares!”. “¡Llevamos más de cinco minutos pitándote!”.

De esta historia me acordé el otro día cuando LG me propuso probar los Tone Ultra HBS-820S, unos auriculares certificados por la DGT para circular sin que te multe la policía. Al principio pensé que el concepto no era para mí, porque mi coche tiene bluetooth y mi suegra se ha comprado un Parrot, pero acabé encontrándoles un uso que me tiene enganchado.

Un altavoz colgado al cuello

Photo: Matías S. Zavia (Gizmodo en Español)

Advertisement

LG Tone Ultra es una marca reconocida de neckbuds, auriculares deportivos por bluetooth que tienen una banda para el cuello. La banda no es discreta, pero aporta muchas ventajas: calidad de sonido, duraciĂłn de la baterĂ­a y, en el caso del modelo HBS-820S, un par de micrĂłfonos y un altavoz externo.

Según lo veo yo, este producto tiene dos clientes potenciales: el deportista que quiere unos auriculares cómodos, fiables y que puedan estar todo el día dando el callo sin quedarse sin batería, y el ejecutivo pegado al teléfono que va por la calle gesticulando como si fuera el lobo de Wall Street. Por el diseño serio de este Tone Ultra, diría que LG eligió al segundo.

La banda flexible es tan cómoda como llevar cuello de camisa. Los auriculares en sí, de tipo in-ear y con almohadillas de tres tallas distintas, tienen un cable retráctil que les permite adaptarse a la distancia que va del cuello a tus orejas. Tira del cable, y los auriculares volverán a su escondite. El sistema es frágil, pero a esa altura sería extraño que llegara a romperlo.

Advertisement

Los auriculares ofrecen una calidad de audio muy decente, firmada por JBL. No soy ningún sibarita del sonido, pero puedo reconocer graves más potentes que en unos auriculares convencionales y agudos aún mejores. A esto hay que sumar la tecnología Qualcomm aptX HD, que comprime el sonido estéreo para transmitirlo por bluetooth con calidad 24 bit.

Gracias a las bondades del bluetooth 4.1, las baterías soportan hasta 13 horas de música sin parar y los auriculares tienen un rango de cobertura de de 10 metros. Yo los cargo cada tres días (tienen un puerto micro-USB), lo cual está muy bien, pero no estoy tan satisfecho con la conectividad, que tartamudea fácilmente si hay demasiadas interferencias.

Advertisement

Ahora, dejemos a un lado la parte convencional de los LG Tone Ultra y hablemos de su altavoz externo, que es lo que los hace aptos para la conducción. Si no quieres (o no puedes) usar los in-ear, basta con mover un pequeño interruptor para que el sonido salga por el altavoz que hay en la parte derecha de la banda, como si un ángel te hablara desde el cuello.

Sacrificas el sonido estéreo y reduces la autonomía, pero ahora puedes usar los auriculares mientras conduces. Eso sí, no esperes gran cosa. Aunque hace lo posible por no distorsionarse, la calidad del altavoz no es suficiente para escuchar música con dignidad y en mi caso queda relegado a las llamadas telefónicas o a los podcasts. Además, el volumen es intencionadamente bajo y el sonido se pierde en cuanto añades más ruido ambiental de lo normal (como el tráfico, si llevas la ventanilla bajada).

Por otro lado, el juego de micrófonos es muy sensible a la voz y asegura que la persona al otro lado del teléfono te escuche alto y claro, aunque estés moviendo la cabeza o vayas hablando por la calle. Es más probable que tú no escuches a tu interlocutor en un momento dado que el caso contrario.

Advertisement

En la banda hay un botón para atender y colgar las llamadas, otro para crear notas de voz con la aplicación oficial de LG y los típicos interruptores de cambiar de pista o subir y bajar volumen... Pero no son funciones a las que les haya sacado partido en el coche, sino más bien en la bicicleta.

Esto es una imagen oficial de LG para el producto, casi no se nota el Photoshop (y sĂ­, es la chica del meme)

Me gusta escuchar podcasts cuando salgo con la bici, pero aislarme del tráfico me ha dado suficientes sustos como para disuadirme de usar auriculares, y mucho menos in-ear. El altavoz de los LG Tone Ultra me permite escuchar podcasts con relativa claridad (siempre que no haya mucho tráfico) sin aislarme del resto del mundo y sin molestar a nadie.

Advertisement

Me he aficionado tanto a esta forma de montar en bici que estoy pensando en comprarme unos auriculares parecidos cuando me toque devolverlos a LG. Eso sí, tardaré un tiempo en amortizarlos porque el precio oficial de estos LG Tone Ultra HBS-820S es de 100 dólares o 100 euros.