Logran extraer el audio de la caja negra del avión de Germanwings

Los responsables de la investigación sobre el accidente aéreo de Germanwings, que costó ayer la vida a 150 personas, 51 de ellos españoles, acaban de confirmar haber podido extraer el audio de una de las cajas negras halladas del avión. "Hemos conseguido extraer parte del sonido, y son datos usables", ha explicado el responsable de la investigación.

Advertisement

La Oficina de Investigación y Análisis de Accidentes de Aviación Civil (BEA) es el organismo francés responsable de la investigación sobre lo ocurrido ayer con el Airbus A320 de Germawings. Su director, Rémi Jouty (en la imagen debajo), acaba de confirmar en rueda de prensa una buena noticia para esclarecer lo ocurrido: han logrado extraer el contenido de una de las dos cajas negras halladas, la cockpit voice recorder (CVR). Este aparato graba todas las conversaciones de los pilotos en cabina, con las torres de control o incluso cualquier ruido que se produzca en la misma. De momento la BEA no tiene ninguna información adicional, "los trabajos para analizar el audio acaban de comenzar", pero es una noticia esperanzadora para conocer exactamente qué ocurrió.

Jouty ha asegurado que han tenido bastantes dificultades a la hora de leer los datos (se trata de un archivo digital), pero finalmente han logrado extraer un archivo de audio usable. El equipo de la BEA analiza ahora los sonidos grabados. A preguntas de los periodistas, el responsable de la BEA explicó que todavía nos saben de qué sonidos se tratan, si pertenecen a los pilotos o no, si, de ser así, estos hablan en inglés o alemán etc. En sus propias palabras:

Tras extraer el audio, hay que hacer un trabajo de días para interpretar las grabaciones y los sonidos. Estos no se pueden analizar por sí mismos, hay que añadir los parámetros del vuelo, identificar las voces... Es imposible dar una estimación sobre cuánto durará esta investigación.

Advertisement

"Todas las hipótesis están abiertas"

El director de la BEA eludió especular sobre las posibles causas del accidente. "No se descarta ninguna hipótesis, todas están abiertas". Eso sí, negó los rumores de que la segunda caja negra, la FDR (Flight Data Recorder) que graba los datos del vuelo, se hubiera encontrado dañada y rota entre los restos. "Son rumores falsos, no la hemos encontrado, ni tampoco piezas sueltas".

Advertisement

Rémi Jouty ha evitado también especular sobre una posible despresurización del avión, aunque sí ha querido dejar claro que los datos hasta ahora indican que en ningún momento se produjo una explosión en pleno vuelo. "El avión descendió bruscamente a una velocidad de unos 1.000 metros por minuto, y los datos de radar nos indican claramente que el voló hasta el último momento del impacto. El avión pudo haber sido controlado por un piloto en ese descenso, o por un piloto automático, ahora mismo es muy pronto para asegurarlo".

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)

Share This Story