Ha sido una de las noticias más sonadas de lo que llevamos de semana. Documentos filtrados por Edward Snowden y publicados por el New York Times apuntaban el lunes que la NSA y su equivalente británico, la GCHQ, recolectan datos de aplicaciones móviles que se conectan a redes sociales, entre ellas Angry Birds. Sus creadores, Rovio, lo niegan ahora en un comunicado: "no compartimos datos ni colaboramos con ninguna agencia espía gubernamental como la NSA o la GCHQ".

Advertisement

El consejero delegado de Rovio, Mikael Hed, se√Īala que el posible espionaje se puede estar produciendo a trav√©s de redes de publicidad de terceros utilizadas por millones de p√°ginas web y aplicaciones m√≥viles. "Si las redes de publicidad han sido objetivo de espionaje, ning√ļn equipo conectado a Internet que visite p√°ginas web o aplicaciones que permitan esta publicidad ser√≠a inmune al espionaje. Rovio no permite a ninguna red de terceros utilizar o entregar datos personales de nuestros usuarios".

En definitiva Rovio asegura que no colabora de forma expresa con ninguna agencia de espionaje, aunque apunta que se puede estar produciendo a trav√©s de las redes de publicidad. ¬ŅCierto? Complejo saberlo a ciencia cierta. Lo que s√≠ est√° claro es que no es necesario que Rovio colabore o no con la NSA. Anteriores documentos han demostrado que la agencia estadounidense se las puede arreglar por s√≠ misma para obtener datos de servicios online y aplicaciones. [Rovio]

no permite a ninguna red de terceros utilizar datos (ni se los damos)