Los bioladrillos no son amarillos ni huelen a orina.
Photo: Universidad de Ciudad del Cabo

Les han llamado los ‚Äúladrillos de oro l√≠quido‚ÄĚ. Sin embargo, estos ladrillos no contienen oro de verdad (aunque depende a qui√©n preguntes). Estamos hablando de los bioladrillos, los primeros ladrillos fabricados con orina humana. Este producto es un invento que investigadores afirman podr√≠a generar un gran impacto en el sector de la construcci√≥n.

Advertisement

Los ladrillos fueron fabricados por estudiantes, liderados por Suzanne Lambert, en la Universidad de Ciudad del Cabo en Sud√°frica. Se crean mediante un proceso natural, similar al que permite formar las conchas de mar, utilizando granos de arena y bacterias que forman la enzima ureasa. Esta descompone la orina, lo cual produce carbonato de calcio que permite que la arena tome forma.

A diferencia de los ladrillos tradicionales, que se deben fabricar a temperaturas de 1.400 grados ¬įC, los bioladrillos se crean en moldes a temperatura ambiental.

Debido a su proceso de elaboración, los ladrillos tradicionales generan grandes cantidades de dióxido de carbono. Esta es otra diferencia entre los materiales. Los bioladrillos generan nitrógeno y potasio, componentes no usados de alto valor que son instrumentales para los fertilizantes comerciales, en su proceso de elaboración. Su resistencia es comparable a la de los ladrillos de barro.

Advertisement

El Dr. Dyllan Randall y sus estudiantes, Vukheta Mukhari y Suzanne Lambert.
Photo: Universidad de Ciudad del Cabo

Para conseguir orina humana para los ladrillos, los estudiantes utilizaron orinales especialmente dise√Īados en el edificio de ingenier√≠a en la universidad.

‚ÄúEn este ejemplo, est√°s tomando algo que se considera un residuo y haciendo varios productos de ello. Puedes usar el mismo proceso para cualquier cadena de desechos‚ÄĚ, dijo Dyllon Randall, un profesor de ingenier√≠a de calidad de aguas en la Universidad de Ciudad del Cabo que supervis√≥ el proyecto. ‚ÄúSe trata de replantearse las cosas‚ÄĚ.

Advertisement

Adem√°s, los bioladrillos se pueden personalizar seg√ļn las necesidades del cliente, de acuerdo con Randall. Si un cliente quiere un ladrillo m√°s resistente, se puede fabricar. Para realizar esto, se tiene que permitir que las bacterias ‚Äúcrezcan‚ÄĚ por un periodo de tiempo prolongado.

En una entrevista con Gizmodo, Lambert, la estudiante que lideró el proyecto, afirmó que espera que la necesidad para nuevos materiales animaría a personas a ser más abiertos a los bioladrillos. Lambert cree que tardará un poco hasta que sus ladrillos puedan ser aceptados y usados.

Advertisement

‚ÄúEste tipo de cosas requiere poner una idea en las mentes de las personas y ense√Īarles¬†que los ladrillos no huelen‚ÄĚ, afirma Lambert. ‚ÄúEs un proceso interesante, y hay muchas otras formas en las que se podr√≠an usar estas bacterias. Podr√≠a ser m√°s barato que la mayor√≠a de m√©todos [para fabricar ladrillos hoy en d√≠a]‚ÄĚ.

[The Guardian]