Image: Wikimedia Commons

Tener una tasa de natalidad demasiado baja ha demostrado ser insostenible para mantener un sistema de pensiones, pero ¿puede hacer que un país se extinga? Una simulación realizada para la Asamblea Nacional de Corea del Sur concluyó que sí: con la tasa de natalidad actual, no habrá más surcoreanos en 2750.

David Coleman, de la Universidad de Oxford, advirtió en 2006 que la baja tasa de natalidad de Corea es tan grave que podría convertirse en la primera nación del mundo en extinguirse.

De acuerdo con esta nueva proyección, la población de Corea caerá a 40 millones de habitantes en 2056 y a 20 millones en 2100. Esta sería similar a la población en 1930 durante la ocupación japonesa.

En 2200, la población disminuiría a tres millones y a un millón en 2256, extinguiéndose gradualmente en los siguientes 500 años.

Advertisement

Corea del Sur —el milagro económico— pasó de ser uno de los países más pobres del mundo a un país desarrollado en el plazo de una generación. La tasa de desempleo apenas supera el 3% y el salario medio es de 42.000 dólares al año. Como contrapunto, la tasa de natalidad se redujo a 1,24 hijos por mujer, muy por debajo de los 2,1 que se necesitan para mantener una población estable.

Tasas de natalidad:

  • Corea del Sur: 1,24 hijos por mujer
  • España: 1,32 hijos por mujer
  • Japón: 1,46 niños por mujer
  • China: 1,57 niños por mujer
  • Estados Unidos: 1,84 hijos por mujer
  • México: 2,21 hijos por mujer

Según Quartz, cada vez más mujeres norcoreanas se suman a la fuerza laboral del país y retrasan el matrimonio y los hijos. No es casualidad: Corea del Sur tiene la jornada de trabajo más larga de todos los países de la OCDE, y formar una familia cuando ambos padres trabajan es muy difícil (sobre todo si sumas los $263.000 que cuesta criar un niño desde el nacimiento hasta la graduación).

Advertisement

Para tratar de revertir la tendencia, las autoridades ampliaron la oferta de guarderías públicas hasta cubrir al 30% de los niños del país y ahora tratan de alentar a los padres a pedir un permiso de paternidad para jugar un papel más activo en el proceso de crianza. [Quartz]