La medicina lleva años extrayendo sustancias de plantas, semillas u hongos pero ¿qué ocurre cuando una sustancia en concreto solo se encuentra en una planta en peligro de extinción? Un equipo de científicos ha dado con una ingeniosa forma de replicarla.

La planta de la que estamos hablando es la manzana de mayo del Himalaya (Podophyllum hexandrum). Esta pequeña planta contiene grandes cantidades de podofilotoxina, un compuesto utilizado para crear una droga llamada Etoposide. A su vez, esta droga es un potente agente anticancerígeno utilizado en tratamientos de todo tipo de tumores malignos, desde el cáncer de piel al de pulmón o el linfoma.

Actualmente, la Etoposide se extrae de la variante americana de la manzana de mayo del Himalaya, pero esa variante es una planta de crecimiento muy lento y, además, no produce grandes cantidades de podofilotoxina. Para empeorar las cosas, ninguno de los intentos de sintetizar esta valiosa materia prima ha tenido éxito.

La toxina que solo aparece cuando la planta está en peligro

Para dificultar más el trabajo, la planta no siempre tiene podofilotoxina. El veneno es un mecanismo de defensa que la planta solo genera cuando nota que está en peligro, como cuando algunos insectos comienzan a devorar sus hojas.

Un equipo de bioquímicos de la Universidad de Stanford ha invertido años en practicar pequeños pinchazos en plantas de manzana de mayo del Himalaya para después estudiar las enzimas y compuestos que genera la planta. Después, han modificado bacterias para introducir esos genes en plantas de Nicotiana benthamiana, una variedad del tabaco de rápido crecimiento muy utilizada en botánica.

Después de múltiples ensayos, el equipo dirigido por la ingeniera química Elizabeth Sattely ha logrado lo que parecía imposible: una variedad modificada genéticamente de la planta del tabaco que produce podofilotoxina en cantidades industriales. La variante abre la puerta a tratamientos contra el cáncer más asequibles y comunes, e incluso permitirá refinar el compuesto para investigar tratamientos más eficaces contra la odiada enfermedad.

Por si os lo estabais preguntando, la podofilotoxina en estado natural es un veneno. Aunque sirva para generar drogas anticancerígenas, fumar hojas de planta de tabaco modificada con extra de veneno probablemente no cure el cáncer sino que lo cause más rápido. [vía Science]

Fotos: Planta y flores de la manzana de mayo Himalaya / Shutterstock

Click here to view this kinja-labs.com embed.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)