Los móviles baratos, y por baratos nos referimos a realmente baratos, suelen ser terribles. Te atormentan con sus pantallas pixeladas, son lentísimos y parece que los han pegando con cinta adhesiva. El Moto G, que cuesta desde 179 euros/dólares libre, es todo lo contrario. Tiene bastantes inconvenientes pero, dicho de forma sencilla, no vas a encontrar un móvil barato más bueno que este.

¿Qué es?

Es, ante todo, el intento de Motorola y Google de subir el nivel y la calidad de los móviles Android de gama media y baja. Windows Phone, con el popular Lumia 520, está ganando terreno peligrosamente, por lo que tenían que responder. Y la respuesta es sonora y en mayúsculas.

El Moto G es un smartphone de pantalla de 4,5 pulgadas con Android 4.3 (Motorola promete pronto una actualización a Android 4.4 Kit Kat). Cuenta con procesador Qualcomm Snapdragon 400 de cuatro núcleos a 1.2 GHz y 1 GB de RAM pero sin LTE/4G. No se puede tener todo. La versión de 8 GB cuesta 179 euros/dólares y la de 16 GB 199 euros/dólares. Merece la pena gastarse ese dinero extra porque no, no tiene ranura para tarjeta microSD. Está ya a la venta en buena parte de Europa, Latinoamérica y también en EE.UU.

¿Por qué es importante?

El Moto G es realmente barato para un móvil de estas capacidades. La mayoría de móviles por debajo de los 200 euros o dólares son de muy mala calidad. En términos de diseño, rapidez y software, el Moto G no está tan lejos de su hermano mayor, el Moto X, y es casi mejor que los smartphones de gama alta del año pasado. Pero que nadie se confunda: no es un Moto X light. Hay diferencia.

Advertisement

Un vistazo rápido a otros móviles en este segmento de precio te mostrará que la combinación de la pantalla del Moto G (720p), el software (Android 4.3) y el procesador (de cuatro núcleos a 1.2 GHz) está muy por encima de la competencia. El Nokia Lumia 520 se le acerca, pero se queda atrás en resolución y procesador, por ejemplo. El sistema operativo ya es cuestión de preferencias.

De hecho, la única forma de acercarse al Moto G sobre el papel en ese rango de precio es con marcas casi desconocidas como ThL, Mobiltab o ZOPO, que ofrecen móviles de cuatro núcleos, cámaras de 8 megapíxeles, Android 4.2 y pantallas con resoluciones de 960 x 540, además de memorias expandibles y 4G. No está nada mal. Lo malo es que la calidad y trayectoria de estas compañías está aún por demostrar.

Advertisement

Diseño

A primera vista, el Moto G es muy parecido al Moto X. Y eso es bueno. Tiene las mismas esquinas redondeadas y una cubierta trasera de plástico con un tacto pulido y suave. Hay diferencias (los botones sobresalen un poco más, la pantalla del G es de 4,5 pulgadas frente a las 4,7 del X), pero son más bien sutiles. La calidad del diseño del Moto G es tan sólida como en el Moto X, algo que generalmente no se ve en la gama media/baja.

Advertisement

La pantalla es probablemente la mejor en su clase. No puedes encontrar ahora mismo un smartphone por menos de 200 euros/dólares que tenga una pantalla de 4,5 pulgadas con resolución 720p. Con una densidad de píxeles por pulgada (ppp) de 326, el texto se ve muy nítido. Por supuesto, no se ve tan bien como en otros smartphones de gama alta. Basta juntar el Moto G y el Moto X para darse cuenta de la diferencia.

La cámara principal trasera es de 5 megapíxeles con flash LED. Junto a ella está el altavoz. Ambos, cámara y altavoz, ofrecen una calidad bastante mejorable comparada con los móviles más caros, pero de lo mejor en su segmento.

Advertisement

El Moto X lo puedes personalizar tanto como quieras, pero el Moto G es más sencillo en este sentido. Solo vas a poder reemplazar el panel trasero por otro que te guste más. Hay 15 opciones, incluyendo algunas con tapa que encienden y apagan la pantalla cuando lo cubres o descubres. Cada una de las fundas normales cuestan 15 euros/dólares y las que incluyen tapa, 35 euros/dólares.

Utilizándolo

Tus primeras impresiones del Moto G van a depender mucho de cuál era tu anterior móvil. Si venías de un móvil antiguo u otro de gama media/baja de menos de 200 euros/dólares, estarás encantado. Y eso a pesar de que el procesador Qualcomm Snapdragon 400 es de los más justitos de la compañía. Incluso así, es realmente decente, puedes hasta jugar a juegos intensivos en gráficos como Dead Trigger 2. Lo malo es si vienes de un teléfono de gama alta. Notarás bastante la diferencia. Es un peldaño por debajo.

Advertisement

Quizás lo más decepcionante del Moto G es su cámara (un ejemplo de foto, debajo). Con 5 megapíxeles y sin ninguna tecnología mágica adicional, no esperábamos mucho. Y menos mal. Las fotos se ven bastante planas, desenfocadas muchas veces, sin suficiente nivel de detalle. Los colores no son vivos, sino más bien pálidos, y en situaciones de escasa luz los resultados son aún peores.

La aplicación de la cámara, eso sí, es casi la misma que la del Moto X, es decir, muy sencilla de manejar. Pero, a diferencia del Moto X, el Moto G es muy lento a la hora de operar la cámara. El autofoco es terrible y al apretar el disparador la captura no va tan rápido como desearías. ¿Es mejor que otros móviles de su segmento y precio? Más o menos igual en este sentido. Otros cuentan con cámaras de 8 megapíxeles, pero el resto del equipo no es tan bueno como el Moto G.

Advertisement

El software del móvil es prácticamente el mismo que encontrarás en el Moto X, lo cual es otra ventaja a añadir. Es una versión de Android muy limpia, sencilla y atractiva. Aunque no cuenta con algunos de los mejores trucos del Moto X, como controles por voz, notificaciones activas o agitar el móvil para encender la cámara. Sí que cuenta con la app Assist, que permite cambiar el perfil del móvil dependiendo de si estás durmiendo o en una reunión (aunque no cuenta con modo "conducir", que era muy útil).

Advertisement

Lo mejor

El precio. En términos de relación calidad precio, es imposible de batir. Es un móvil que al utilizarlo parece mucho más caro de lo que cuesta. El software es reciente y debería actualizarse pronto a Android 4.4 Kit Kat, algo que la mayoría de Androids de gama alta aún no tiene. La velocidad del móvil es generalmente buena y la pantalla aceptable.

Advertisement

Lo peor

La cámara es realmente mala. El modelo de 179 euros/dólares solo viene con 8 GB, que es demasiado poco. Solo el sistema operativo ya ocupa 3 GB, por lo que te quedarás con apenas 5 GB para fotos, apps, música, vídeos... Por solo 20 euros/dólares extra, tienes el modelo de 16 GB (con 13 GB de almacenamiento libre)

Advertisement

¿Merece la pena comprarlo?

Si estás dispuesto a cerrarte en un contrato con tu operadora, mira opciones. Vas a encontrar muy probablemente smartphones más potentes por el mismo precio o menos que el Moto G.

Sin embargo, si no quieres atarte a un contrato y tampoco quieres gastarte más de 200 euros/dólares, entonces la respuesta es un rotundo "sí". Por fin, no es necesario gastarse una fortuna para llevar en el bolsillo un móvil potente, completo y atractivo. El Moto G es el primero que realmente lo consigue.

Advertisement

Moto G - Especificaciones

• Sistema operativo: Android 4.3
• Procesador: 1.2 GHz Snapdragon 400, cuatro núcleos
• Pantalla: LCD de 4,5 pulgadas, 1280 x 720 (326 ppp)
• RAM: 1 GB
• Almacenamiento: 8 o 16 GB
• Cámara: 5 MP la trasera/ 1.3 MP la frontal
• Batería: 2070 mAh
• Tamaño: 129,9 x 65,9 x 11,6 mm
• Peso: 143 gramos
• Precio: 179 euros/dólares (8 GB) // 199 euros/dólares (16 GB)