Imagen: Netflix

La batalla de Netflix por dominar la industria del v√≠deo parece tener una artiller√≠a cuasi infinita, financiada en parte por 20 mil millones de d√≥lares en deuda, que se dice pronto, y la creaci√≥n de contenido original a chorro disponible al instante en los 190 pa√≠ses en los que opera. La pregunta es ¬ŅLa calidad donde queda?

Al respecto, en Gizmodo en Espa√Īol hemos hablado con Yann Lafargue, responsable de comunicaci√≥n para la compa√Ī√≠a en Europa. Sobre la mesa est√° la respuesta tibia a pel√≠culas como Bright, una supreproducci√≥n con un presupuesto cercano a los 100 millones de d√≥lares que caus√≥ sopor entre la cr√≠tica (un 27% en Rotten Tomatoes), incluida la nuestra, pero tuvo una acogida mucho m√°s c√°lida entre el p√ļblico (87% tambien en Rotten Tomatoes).

Advertisement

El asunto lleg√≥ tan alto que el propio CEO de Netflix tuvo que atacar con ferocidad a la cr√≠tica, afirmando que ‚Äúest√°n desconectados de lo que quiere el p√ļblico‚ÄĚ. Al respecto, Lafargue ampl√≠a: ‚ÄúEl asunto es que no podemos valorar ni poner un baremo absoluto para la ‚Äúcalidad‚ÄĚ, que es donde a menudo se quedan la mayor√≠a de los cr√≠ticos, a cada persona le gusta una cosa diferente‚ÄĚ.

‚ÄúPongamos, por ejemplo, las pel√≠culas de Adam Sandler en Netflix. El a√Īo pasado fueron de lo m√°s visto en la plataforma, y muchos dir√≠an que no son buenas, un placer culpable, pero ah√≠ est√°n, y se ven‚ÄĚ. ‚ÄúCuando Netflix se estren√≥ en Francia (yo soy franc√©s) pens√© que lo m√°s visto ser√≠a alguna de las superproducciones que ten√≠amos en el cat√°logo, pero el cabo de un mes, no te puedo decir lo que m√°s se hab√≠a visto pero cr√©eme, no era nada de lo que sentirse muy orgulloso. El asunto es que se vio, y mucho‚ÄĚ

Advertisement

O lo que es lo mismo, aunque Lafargue esquiv√≥ la corroboraci√≥n directa, el resumen de dicha pol√≠tica se parece demasiado a un ‚Äúmirad, asumimos que esta producci√≥n en concreto no es lo mejor del mundo, pero se ve mucho, y como se ve mucho nuestros usuarios pasan m√°s tiempo en la plataforma, y como lo hacen, a nosotros nos interesa porque siguen pagando‚ÄĚ. Lafargue prosigue: ‚ÄúPuede que la cr√≠tica no tratase muy bien a Bright, pero eso va aparte, la pel√≠cula se dispar√≥ a lo m√°s visto‚ÄĚ

Sus respuestas, en cualquier caso, son interesantes porque ponen sobre la mesa un matiz importante que muestra hasta qu√© punto Netflix est√° cambiando varios paradigmas de una industria tan anquilosada como la cinematogr√°fica, abocada casi por completo a la dictadura de la taquilla. Mientras Hollywood sigue con su f√≥rmula de expandir franquicias, secuelas, precuelas y el cine de superh√©roes (Dunkirk y Coco fueron las dos √ļnicas pel√≠culas originales del top 25 de la taquilla mundial el a√Īo pasado), en Netflix el enfoque puede llegar a ser mucho m√°s pr√°ctico si el producto re√ļne una serie de caracter√≠sticas que, ya sea por mero placer culpable o por tener un actor popular en la portada, Will Smith en el caso de Bright, se acaban viendo masivamente (11 millones de espectadores en los 3 primeros d√≠as, seg√ļn Nielsen). En lo que respecta a Netflix, eso les funciona.

Advertisement

El ejemplo de The Cloverfield ParadoxEl reparto de The Cloverfield Paradox viendo las calificaciones de Rotten Tomatoes.

Otro ejemplo interesante, m√°s reciente todav√≠a que Bright, es The Cloverfield Paradox, anunciada por sorpresa en la SuperBowl del pasado domingo y disponible solo un par de horas m√°s tarde en la plataforma. El movimiento, en s√≠, es sorpredente: de tr√°ilers que anuncian pel√≠culas en ocasiones hasta un a√Īo antes de su llegada, Netflix lanz√≥ un tr√°iler para una cinta que iba a poder verse pr√°cticamente al instante.

The Cloverfield Paradox es la tercera pel√≠cula del universo Cloverfield, estrenada en 2007 por J.J. Abrams y que consta de varias entregas conectadas entre s√≠ pero sin ser ninguna una continuaci√≥n directa de la anterior. Aunque la segunda, 10 Cloverfield Lane en 2016, fue bien acogida tanto por cr√≠tica como por p√ļblico, Cloverfield Paradox, sin entrar en absolutismos, es bastante mala (esta si que no se salva ni en Rotten Tomatoes).

Advertisement

El caso es que, seg√ļn The Hollywood Reporter, desde Paramount Pictures eran plenamente consciente de que la cinta necesitaba ‚Äúalgo de trabajo‚ÄĚ. El propio JJ Abrams intent√≥ apa√Īar la chapuza ya en post producci√≥n pero fue ‚Äúdemasiado poco, demasiado tarde‚ÄĚ porque, seg√ļn las mismas fuentes, el director estaba demasiado ocupado planeando la novena entrega de la saga Star Wars tras el despido de Colin Trevorrow.

As√≠, una pel√≠cula que probablemente se hubiese pegado un batacazo en taquilla pas√≥ al cat√°logo de Netflix por unos 50 millones de d√≥lares, seg√ļn fuentes, lo cual supone beneficio instant√°neo para Paramount Pictures y para Netflix la posibilidad de tener una pel√≠cula ‚Äúbarata‚ÄĚ con poca o ninguna promoci√≥n (tan solo un anuncio en la Superbowl que, sin ser barato tampoco, se queda lejos de una promoci√≥n cinematogr√°fica tradicional hecha y derecha) y con un viral estupendo detr√°s: ‚Äúacabamos de anunciar una pel√≠cula y puedes verla desde ya mismo‚ÄĚ. Win-win.

Ah, sobre el posible acuerdo con Movistar, que todav√≠a no es oficial por ninguna de las dos compa√Ī√≠as, la respuesta es una cr√≠ptica sonrisa.